Guía definitiva para viajar a Cuba

Cuba. Ese lugar en el planeta que todo el mundo quiere visitar antes de que algo cambie. Como si el resto de países no cambiaran. Pero en Cuba se juntan ciertas circunstancias que hacen que esta isla tenga un aire especial. Ignoro cómo es la vida en las islas caribeñas vecinas, pero es indiscutible que Cuba tiene una atracción especial que le falta a las demás. Ha creado su propia simbología, y decir Me voy a Turcas y Caicos no tiene la misma fuerza que un Me voy a Cuba, así como la bandera cubana muy posiblemente sea la única caribeña que reconoce el occidental medio. Está asociada a la pérdida de 1898, a la Revolución de Castro y Guevara, a acontecimientos históricos que a punto estuvieron de cambiar el mundo y a polémicos conflictos que aún a día de hoy siguen en pie.

Y sí, también tiene playas muy bonicas. Pero playas y gente guapa también se encuentran en las demás zonas caribeñas. Ojo que no estoy diciendo que el resto de islas no tengan una historia interesante, sino que si hay una que destaca internacionalmente, es la cubana. Si alguien piensa que estoy equivocado o quiere demostrar que algún otro país caribeño tiene el mismo o más interés histórico, estoy abierto a leerlo en los comentarios.

En total han sido 14 días de recorrido por la isla. Ya digo que mi intención no era visitar playas sino conocer la realidad de Cuba hablando con su gente, para ver cuánto hay de verdad y cuánto de falso en lo que decimos en Occidente. Ha sido un viaje extraño, con muchas sorpresas contradictorias y en la que si algo he podido sacar en claro, es que la Cuba que conocemos no terminará con los Castro.

¿Dónde queda Cuba?

Antes de viajar a Cuba

Improvisación

Me estás estresaaaando. Seguro que lo recuerdas. Si no, más te vale recordarlo allí porque efectivamente, aquí el tiempo pasa de otra manera.

Si algo recomiendo en cuanto a los preparativos de viaje, es que te lo tomes con calma y no prepares mucho. Cuba es el país del relax, donde 5 minutos pueden ser 3 horas y donde la improvisación manda. Así que lo mejor es que te hagas una lista de cosas que quieres ver o sitios que quieres visitar, e intentes cumplirla al máximo pero sin un calendario establecido, ya que muy posiblemente tus planes cambiarán (¡o algún cubano/a te hará cambiarlos!).

Mejor época para viajar a Cuba


Se dice, se comenta, que Cuba en agosto puede ser muy divertida porque los cubanos están de vacaciones y más en su salsa que nunca. Esto personalmente no lo he visto, pero tendrás que tener mucho aguante al calor porque por lo que me dijeron los cubanos, el verano allí es insufrible y muy húmedo (es la temporada de lluvias).

En internet se recomienda normalmente ir de noviembre a febrero, ya que matas dos pájaros de un tiro: escapas del invierno europeo, no es temporada de lluvias en Cuba y no hace tanto calor. ¡Qué digo dos pájaros, tres! El gran inconveniente es que todo el mundo lee esto mismo, y todo el mundo decide ir en esta época, por lo que te encontrarás en temporada alta y con masificaciones.

Y en la medida de lo posible, intenta evitar septiembre y octubre, ya que es cuando los huracanes tienden a hacer más visitas por la isla.

Volar a Cuba – más barato que nunca

 

Asegúrate de llevarte sólo la comida necesaria para el vuelo, porque  al llegar te tirarán todo lo que sea frutas, carnes, etc…

Cómo sacarse el visado

Alguno igual se sorprende al saber que hace falta sacarse un visado para Cuba. ¡Sí, el haber sido antigua colonia no significa nada! De todas formas, no es especialmente difícil de conseguir. Te dejo a continuación con los pasos que tienes que dar:

Lo primero, ve a la página de la embajada cubana en España, por si las moscas. No vaya a ser que cambien los requisitos. Puedes hacerlo en persona en el consulado de Cuba de Madrid (convenientemente localizado en el Paseo de la Habana, 194), en Barcelona, Santiago de Compostela, Las Palmas de Gran Canarias, o Sevilla. O bien por correo.

Te dejo a continuación los teléfonos de los distintos consulados:

  • Madrid: Tlf.:+34 913598396 / Tlf.:+34 913592500
  • Barcelona: Tel.: +34 934878024 , Tel.: +34 936348821
  • Santiago de Compostela: Tel.: +34 981576143 , Tel.: +34 981576168
  • Las Palmas de Gran Canaria: Tel.: +34 928244643
  • Sevilla: Tel.: +34 954417706

Lo que necesitas es:

  • Comprobantes de tu vuelo de ida y vuelta (cualquier captura de pantalla o ticket impreso vale)
  • Pasaporte con validez
  • Un formulario que te dan allí
  • Unos 25€. Llama si acaso antes de ir por si la tarifa es distinta.
  • En teoría también un seguro médico. Se supone que es obligatorio, pero no me lo pidieron ni a la hora de hacer el visado ni a la entrada en Cuba.

Si no ocurre nada extraordinario, en 10 minutos saldrás con tu visado en la mano. Extrañamente, y al contrario que otros visados, el de Cuba no es más que un papelito verde que te adjuntan con un clip en el pasaporte. Nada de sellos o pegatinas coleccionables.

El peso cubano, o cómo confundir al turista

Aquí un tema bastante controvertido.

En Cuba hay 2 monedas en curso, el peso cubano (o moneda nacional, MN), que es el que usan los cubanos, y el peso convertible (CUC), que es para turistas. ¿Y esto por qué? La respuesta es tan fácil como esta: para sangrarte.

Un dato: 1 CUC equivale a 1 dólar estadounidense, que a su vez equivale a 24 pesos cubanos (MN).

Igual te ha pasado alguna vez que estás viajando por algún país y ves que para algunos monumentos los locales pagan un precio inferior a los turistas. Hay quien está a favor y en contra de esto; a mi hasta cierto punto me parece comprensible. Y enfatizo lo de hasta cierto punto. El caso cubano es para echarse a reír, porque jamás en mis viajes he visto un sitio en el que se explote tantísimo al turista.

Por ejemplo: un café a un cubano le cuesta 1MN (0’04€). A ti, solo por ser de fuera te toca pagar 1 CUC (0’92€) si tienes suerte, o 1’5 CUC (1’4€). Es decir, un cubano paga 4 céntimos de euro, y tu alrededor de 1€. O dicho de otra forma, un café tuyo son 24 cafés para un cubano.

Esto te obliga a estar preguntando constantemente si el precio está en CUC o en MN. Mucho ojo, porque como ves, si pagas en CUC los precios de todo son más bien europeos. En muchos blogs y páginas de internet se dice que como turista solo puedes pagar en CUC, pero esto es mentira. Como guiri puedes obtener MN y pagar ciertas cosas con dicha moneda. De hecho, comer comida de peso (MN) en cafeterías aliviará bastante tu bolsillo, como veremos más adelante. Lo que si es cierto es que fuera de estas cafeterías casi nadie aceptará tus MN.

Me llegó a pasar el ir a desayunar a un puesto de churros en Trinidad y ver cómo todos los cubanos en la cola delante mía pagaban 5 MN (0’2€). Cuando llega mi turno, el vendedor inmediatamente me dice que los churros son 1 CUC para mi. Te puede parecer más o menos justo, pero lo cuento para que vayas preparado para este tipo de actitud.

Con lo que te tienes que quedar es que hay que estar muy pendiente de los precios, porque el hecho de que a ambas monedas las llamen peso no ayuda. Verás que te dirán 5 pesos y automáticamente preguntarás ¿CUC o moneda nacional?.

Ojito también a los billetes. A mí no me pasó, pero por lo que dicen no es raro que cuando pagas en CUC te devuelvan MN sin que te des cuenta. Por ejemplo, si compras una botella de ron de 9 CUC y pagas con 10, vigila que te devuelvan 1 CUC o 24 MN, pero no 1 MN. Es recomendable guardar las distintas monedas en distintos bolsillos, para saber bien cuándo estás pagando con cuál. Si sirve de algo, los CUC suelen ser más coloridos que la MN.

En fin, con un poco de suerte, un día desaparecerá esta dualidad, como parece apuntarse ya.

Cajeros

 

Haylos, pero no muchos. No soy yo muy amigo de los cajeros en general, y menos aún cuando viajo, por lo que Cuba tampoco me pareció el mejor momento para comenzar una amistad así. Yo de ti aplicaría lo del mejor que sobre a que falte y me llevaba dinero de sobra. Recuerda que estás en Cuba, aquí la practica totalidad de las cosas se paga en efectivo, así que es mejor olvidarse del mundo electrónico, más aún si se trata de dinero.

Si aún así te empeñas en usar un cajero o no te queda más remedio, has de saber que se te cargarán 2 tasas. Cuando yo fui se te cargaba un 3% más aparte lo que te cobre tu banco por sacar dinero allí.

Supongo que no habrá ningún ciudadano estadounidense leyéndome, pero en cualquier caso lo digo: no podrás sacar dinero de tus bancos USAnos.

 Cambiar dinero

En Cuba los lugares designados para cambiar dinero son las llamadas CADECAS (Casas de Cambio). Una cosa llamativa es que, por primera vez, no tendrás que comparar distintas cadecas para obtener el mejor cambio (algo a agradecer si eres de los que nunca saben cuál de los dos numeritos, WE SELL o WE BUY es el que indica el dinero que recibirás). Cosas del Castrismo, supongo. El tipo de cambio es el mismo en todo el país.

En las cadecas suele haber cola, y una vez dentro te piden el pasaporte para cambiar dinero. Como he adelantado más arriba, mi consejo es que cambiéis a Moneda Nacional también, no solo CUC, ya que ahorrarás bastante. Para que te hagas una idea, si mal no recuerdo cambié 25€ a MN y con eso comimos 2 las dos semanas (una comida al día la pagaba en CUC). Ten en cuenta, eso sí, que cuando el viaje acabe, puedes cambiar los CUC restantes a euros, pero no así la moneda nacional, que te la tendrás que quedar o gastar. Tampoco puedes usar MN en el aeropuerto, ya que solo aceptan CUC.

Si me lees desde América o simplemente tienes dólares, evita cambiarlos a CUC a toda costa. En Cuba el cambio desde dólar supone que la cadeca se quede con el 10% de lo que cambies. Así que ya sabes, euros a saco.

Seguro de viaje

El seguro médico es obligatorio para entrar en Cuba. Sin embargo a mi no me lo pidieron en ningún momento. Yo contraté con IATI el Seguro Stándard, que me salió por 52,57€. Es más que un seguro de salud, ya que cubre posibles accidentes con tu equipaje, vuelos y demás historias.

Siempre recurro a IATI o a WorldNomads por tienen un muy buen servicio a nivel mundial. La ventaja de IATI es que hablan español, por lo que si no sabes inglés recomiendo esta compañía más que WorldNomads. 

Seguridad en Cuba

Uno de los puntos fuertes de Cuba. En este país no tienes por qué preocuparte en absoluto por tu seguridad, más allá de posibles carteristas. Se puede salir a la calle a cualquier hora y prácticamente por cualquier barrio, y te sentirás completamente seguro. Es más, desde el primer día todos los cubanos que conocí me insitieron en lo seguro del país, y según la ONU, es el país más seguro del Caribe.

En Cuba, el que la hace la paga, y es que no se andan con muchas tonterías con delincuentes. Las penas son muy severas, y el cubano de a pie prefiere mantenerse al margen de problemas con la ley, sea cual sea su situación. No lo he encontrado escrito en internet, pero según me dijeron varias veces allí, las penas por hacerle algo a un extranjero son aún mayores que hacia otro cubano, por lo que precisamente como guiri tendrías que sentirte bastante seguro.

Si hay un problema con el que lidiar son los jineteros y jineteras, roles distintos según sea hombre o mujer. Los jineteros son gente que intenta engañarte vendiéndote algo, o diciéndote que tu alojamiento ha cerrado y que mejor que vayas a su casa, etc… El típico timador que intentará sangrarte por todos lados.

Por desgracia, en mi experiencia me encontré con bastantes, lo que me hizo desconfiar mucho de cualquier pobre cubano que se me acercara, por muy buenas que fueran sus intenciones. Hasta los posibles borrachuzos nocturnos que te encuentres son más divertidos que peligrosos. Incluso las mujeres solas pueden salir de noche sin mayor problema que los piropos, que potencialmente ocurren las 24 horas. En Cuba no te queda otra que dejar en casa tu opinión europea de los piropos y aceptarlos como parte de la cultura del país. El hombre cubano sigue siendo el que provee, y la cubana quien cuida de la familia y la que espera de su hombre la manutención, por lo que no esperes idearios modernos en este sentido.

En la Habana por ejemplo te encontrarás jineteros esparcidos por la ciudad que intentarán convencerte de que tienen una cooperativa de habanos, y que justo abren las puertas ese día solamente. Que ocurre una vez al mes y que estás de suerte. Te dicen que normalmente una caja de 20 habanos Espléndidos vale 350€ (que son los que fumaba Fidel Castro, eso te lo dicen todos), pero como ellos son parte de la cooperativa, los venden a mitad de precio. Y si no Espléndidos, pues Robustos, Montecristos, o lo que haga falta. No te creas ni mierda. Quítate al individuo de en medio cuanto antes, porque a palabrería poca gente gana a un cubano. Son capaces de retenerte más de una hora (de reloj) como vean un atisbo de duda o una sombra de negocio en tus ojos.

Las jineteras son otro rollo. Normalmente atacan a hombres solos o a grupos de hombres, y te puedes imaginar que implica enseñar carne y hablar con su meloso acento sabrosón papi ya tu sabeh. Simularán que eres super atractivo, te dirán que les encantaría conocerte, bla, bla, bla, pero vaya, que no son tontas, que van simplemente a sacarte dinero. Se esconden en bares sobre todo, hoteles incluso, o en cualquier área turística. Qué decir, que cada uno haga lo que quiera, pero en un país como Cuba, si una mujer se te acerca así porque sí, sospecha.

Itinerarios

  • Día 1 · Habana
  • Día 2 · Habana
  • Día 3 · Habana
  • Día 4 · Habana – Viñales (taxi a las 10.00, llegada a las 13.00)
  • Día 5 · Viñales
  • Día 6 · Viñales – Cienfuegos (excursión a Palmira)
  • Día 7 · Cienfuegos
  • Día 8 · Cienfuegos – Trinidad
  • Día 9 · Trinidad
  • Día 10 · Trinidad
  • Día 11 · Trinidad – Sancti Spiritus
  • Día 12 · Sancti Spíritus – Camagüey
  • Día 13 · Camagüey
  • Día 14 · Camagüey
  • Día 15 · Camagüey – Habana

¿Cambiaría algo? Realmente no. Creo que para ser una viaje de 15 días vi bastante cosas, y fui bien de tiempo. Lo único, es que Viñales me decepcionó bastante por ser tan increíblemente turística. Es básicamente una colonia blanca con precios altos y comida y cócteles malos. No me arrepiento de haberla visitado porque es bastante bonita, pero si tuviera menos de 15 días en Cuba no la incluiría, ya que además pilla en el lado contrario a todo lo demás.

Para 3 semanas:

Si tuviera 3 semanas le hubiera dedicado un día más a Sancti Spíritus, ya que tiene un ambiente muy relajado y con la gente más agradable. Además habría pasado un día o dos en Playa Santa Lucía, ya que uno de los anfitriones que tuve me ofreció una casa impresionante allí en primera línea de playa por 30 CUC la noche. Peeero, dichosa falta de tiempo… El resto del tiempo lo pasaría en Santiago de Cuba, yendo desde Camagüey en autobús nocturno.

Para 4 semanas:

Lo mismo que el itinerario de 3 semanas, pero entre Camagüey y Santiago pararía al menos 3 días en Holguín y la playa de Guardalavaca. El resto del tiempo lo pasaría haciendo excursiones desde Santiago, ya sea a la Sierra Maestra, Guantánamo o Baracoa.

 

Diferencia horaria

La diferencia horaria con respecto a España es de 6 horas menos.

Literatura y películas para entender Cuba

Literatura:

El libro que realmente recomiendo aquí es el de Huber Matos. Hay que leerlo teniendo en cuenta que para unos fue un héroe, y para otros un traidor, por lo que nunca llegas a saber cuánto hay de cierto en lo que cuenta. Huber fue uno de los comandantes que luchó en la Revolución contra Batista, y en su libro cuenta cómo Castro lo apartó del poder al poco de derrocar la dictadura y lo condenó a 20 años de cárcel. El libro tiene dos partes claras: la primera mitad es la Revolución en sí, muy detallada; la segunda son sus años en la cárcel, relatando las torturas a las que Fidel le sometió.

Películas:

A excepción de Soy Cuba, las demás las recomiendo simplemente para sumergirte en el ambiente cubano, no porque sean especialmente buenas. En cuanto a Soy Cuba, es una muy interesante visión de la Cuba pre Castrista, si bien no es apta para todo tipo de públicos. Por desgracia, en el cine no he encontrado las dos caras de Cuba, sino siempre la misma.

· Habana Blues

· 7 días en la Habana

· Soy Cuba

· Conducta

Guías para Cuba:

Algunas páginas de las que saqué información para mi viaje, en caso de que necesites más información de la que ofrezco aquí.

· Blog de Mujéres Nómadas

· La otra ruta

· Foro de Cuba de Los Viajeros

· Goats on the Road [Inglés]

· Food and Photos Around the World [Inglés]

Una vez estamos en Cuba

Del aeropuerto a La Habana

Mucho me temo que virtualmente la única forma de llegar al centro es mediante taxi (colectivo, que le llaman allí). Digo virtualmente porque en teoría hay un autobús a las afueras del aeropuerto, que te deja en la Habana. El autobús está a más de un kilómetro del aeropuerto, va hasta arriba de gente y pasa con frecuencia cubana. Eso sí, cuesta 1 MN. La probabilidad de que quieras optar por este medio atestado de gente, tras un viaje de al menos 6 o 7 horas de avión, con el calor de Cuba, la mochila/maleta a cuestas, y buscando a ciegas la parada del autobus (Santiago de las Vegas) realmente son pocas, por lo que dudo mucho que hagas uso de él.

¡Pero es mi obligación decirte que hay una alternativa al taxi!

Si optas por el medio que usamos el resto de los mortales, el taxi, que sepas que el precio fijado por el gobierno es de 20 CUC del aeropuerto a donde quiera que vayas en La Habana. Lo digo porque obviamente la bandada de taxistas que te espera en el aeropuerto intentará sacarte de 30 para arriba. Insiste con seguridad en que no, que sabes que el precio fijo es de 20 CUC, y conseguirás que te lleven por ese precio. La verdad, después de pagar el vuelo, 20 CUC por un taxi que en 40 minutos te deja en la puerta de tu alojamiento merece la pena.

Moverse por Cuba

Pocas opciones reales hay en Cuba. Como veremos, básicamente se reduce al autobús, que obviamente está muy enfocado a aprovecharse de los turistas.

Avión

Depende del presupuesto que lleves y el tiempo que tengas, una opción interesante pueden ser los vuelos internos. Cubana de Aviación es la compañía que se encarga de llevarte a distintos puntos de Cuba, a veces por precios realmente buenos si consideramos lo que cuesta el autobús y lo que se tarda. La opción más jugosa es La Habana – Santiago de Cuba y/o viceversa, trayecto que se puede hacer por algo más de 100€ en algo más de una hora. Por comparar, en autobús son 15 horas (já) y 51 CUC.

En mi opinión, los trayectos más interesantes son ese, por la distancia, y Nueva Gerona, por ser la mejor forma de llegar a la jodidamente paradisíaca Isla de la Juventud (he visto vuelos por tan solo 30 y poco € desde la Habana).

Si continúas viaje desde Cuba, en Cubana vuelan también a destinos internacionales como Canadá, México, República Dominicana, Rusia ¡o incluso Martinica!

Por último, he de decir que yo personalmente no he cogido ningún vuelo nacional en Cuba, ni conozco la experiencia de volar con Cubana, por lo que me limito a decirte lo que sé. Si has volado con ellos y tienes algo que contar, ¡dímelo en los comentarios que lo pueda añadir y ayudamos así al siguiente que lea la guía, poh favoh!

Autobús

La forma de transporte por antonomasia, y un gran negocio para el gobierno cubano. En teoría Viazul es la única forma de moverte en bus por Cuba como guiri, pero depende de tu capacidad persuasiva podrás viajar también con Cubanacán/Conectando o en la chatarra con ruedas que usan los cubanos. ¿En qué se diferencian?

Cuando preguntes cómo llegar de A a B, en cualquier sitio te dirán que vayas a la taquilla de Viazul, que es la empresa que vende a extranjeros a precios de extranjeros. Para hacerte una idea, trayectos frecuentes como Habana – Viñales, Habana – Cienfuegos, o Cienfuegos -Trinidad salen a 12, 20 y 6 CUC respectivamente. Los autobuses están muy bien, con asientos reclinables, aire acondicionado, espacio para las piernas y en teoría, y subrayo en teoría, salen y llegan puntuales. Eso dice todo el mundo, aunque yo sufrí 2 retrasos, uno de ellos de casi 2 horas.

Los billetes para Viazul se pueden reservar online, aunque he leído comentarios en internet (a saber qué fiabilidad tienen), que conviene llamar un día antes del viaje y confirmar que tienes la plaza, porque por lo visto más de uno ha visto que a pesar de la reserva le han dado el billete a otro.

Conviene reservar, por cierto, y es que las rutas más frecuentes suelen llenarse incluso días antes del viaje. Por lo que lo primero que debes hacer al llegar a una ciudad es reservar el billete para tu próximo destino. Piensa que casi todo el mundo hace la misma ruta (Habana  Viñales – Cienfuegos – Trinidad), por lo que cuanto antes compres, mejor. Además las colas suelen ser horribles.

Precisamente porque los Viazul se llenan con mucha facilidad apareció Cubanacán/Conectando, una compañía ligeramente más barata (dicen) y que cubre casi las mismas rutas. Yo en internet he encontrado los mismos precios, menos frecuencia, y por lo que dicen, peores autobuses. Aquí puedes encontrar las rutas y horarios comparándolos con los de Viazul. Salvo en La Habana, a mi me resultó imposible encontrar taquilla alguna donde comprar y preguntar por estos autobuses, por lo que no puedo decir nada sobre ellos personalmente. En La Habana se compran en hoteles. Si tú, querido lector, has conseguido encontrar uno de estos escurridizos Cubanacán, agradezco cualquier información para poder añadirla.

La tercera opción son los autobuses Astro. Autobuses por decir algo. Son máquinas viejísimas y oxidadas en donde los cubanos se apelotonan sobaco en alto y que claro está, son baratísimos. Estamos hablando de 1€ o 2€ por ir a Viñales o Cienfuegos. El problema es que no te van a dejar entrar. Ni siquiera comprar el billete. He leído casos de gente que lo consigue, pero supongo que tienes que tener labia o ganarte al conductor. Yo debo de ser un soso de cojones, porque no conseguí ni un buenas tardes. Pero oye, que por probar que no quede.

En definitiva, el autobús es probablemente la forma más cómoda de viajar sin sangrar tu bolsillo, pero te vas a sentir en un rebaño de turistas yendo a donde va todo el mundo. Y es que en Cuba es muy difícil descubrir la realidad cubana en autobus, ya que a donde vayas estarás rodeado de alemanes, franceses y más recientemente americanos. Da igual lo desconocido que suene el sitio, si conecta con Viazul estarás en un pequeña Europa. La única excepción que experimenté fue Sancti Spiritus, y quizás por eso me gustó tanto.

Tren

Coger el tren en Cuba es como usar el buscador de Yahoo en Internet Explorer en pleno 2017. Existe, pero está más para hacer bromas con él que para usarlo realmente. Lento, caro e incómodo, son los 3 adjetivos que suelen acompañar este medio de transporte, por lo que no le presté atención. Sin embargo, bueno, existe, así que si por un casual no quedaran billetes de autobus para el destino que quieras, no está de más saber que siempre te quedará el Explorer para conectarte a internet. Menos da una piedra.

Taxi

Lo primero es lo primero. Huye de los coco taxis, son el doble de caros, aunque también el doble de cuquis, todo hay que decirlo.

Huye también de los paseos en coches clásicos, por favor. Es una horterada, y encontrarás miles de taxis que ya de por sí son igual de clásicos y cobran precios normales. En La Habana y Trinidad son cientos los turistas que se pasean orgullosos en un Buick o Chevrolet chillón tras haber pagado 70€ por un par de horas. Se da la casualidad de que cuanto más vintage es el coche, más ridículo es el grupo de gente que va dentro. Pero vaya, cada uno hace lo que quiera con su dinero, claro está.

Encontrar un taxi normal es bastante fácil, ya que están por todas partes, y si no hay taxis hay carros a caballo que también te llevan a cualquier lado. Salvo los paseos a estaciones o aeropuertos, que están un tanto inflados, los precios son normales para viajes dentro de la ciudad. De ti depende que te estafen o no, ya que prácticamente el 100% de ellos te dará un precio mucho más alto que el real, por lo que tendrás que regatear o hacerte el ofendido, lo que mejor sepas hacer, para conseguir un precio más decente. Eso sí, cuenta con que siempre vas a pagar más que un cubano.

Alquilar un coche

Caro, malo y arriesgado. Yo no lo hice por cuestiones económicas, y es que alquilar un coche te sale como poco por 60-70 CUC diarios. Si aparte la gasolina está más o menos al precio de España, añadimos que las carreteras cubanas ni fu ni fa, y por si fuera poco, hay que estar pendiente de algunas estafas, pues no trae mucha cuenta. La estafa en cuestión es que te enseñan la rueda de repuesto que trae el coche en el maletero, y mientras firmas los papeles en la oficina, un empleado la saca. Cuando te vienes a dar cuenta, la rueda ya no está, y te acusan de haberla usado/perdido.

La gran ventaja es poder descubrir Cuba a tu ritmo, sin depender de las rutas prefijadas de Viazul. Si vais 4 personas la cosa ya no pinta tan mala económicamente.

Autostop

Virtualmente imposible. En teoría se puede hacer, y verás que montones de cubanos hace su propia versión de autostop. Esta consiste en esperar a la salida de las ciudades en un punto llamado amarillo a que algún alma caritativa te lleve a tu destino. La diferencia es que el conductor SIEMPRE espera algún tipo de pago a cambio. Por lo que una vez más, o tienes mucha labia o poder de persuasión o esta opción no es para ti.

¿Dónde dormir en Cuba?

 

Otro aspecto especial de Cuba. Si en otros países hay un cierto abanico de opciones para alojarse, en Cuba la cosa se reduce a 2: hotel o casa particular. Desde hace no mucho también se permite la opción AirBnb. Pero ya está, no esperes hostales (salvo en La Habana), ni Couchsurfing.

Desconozco qué tal son los hoteles en Cuba ya que no me interesan en absoluto y en mi opinión son bastante caros, pero por recomendar que no quede. En general cuesta un poco encontrar hoteles que se puedan reservar desde aquí, supongo que por el tema del bloqueo y demás. Para mi sorpresa, en los grandes buscadores no ofrecían mucho más que resorts. La página donde encontré más resultados es Hotels Combined, de la que te dejo el buscador:

Si por el contrario, decides hospedarte en una casa particular, ¡enhorabuena, has elegido la opción correcta! Se trata de dormir en habitaciones privadas de cubanos, lo que te permite interactuar con ellos. Las tienes de todo tipo, cochambrosas o super bonitas, en el centro o casi en Haití, tu eliges. Esta opción es mucho más económica (normalmente 20-30 CUC por habitación, independientemente de cuantos seáis) y además suele también incluir baño privado. En un país donde todo lo que busca el turista es falso tirando a artificial, esta opción me parece recomendadísima.

Lo malo es que comunicarte con las casas particulares es un coñazo. Recuerda que aquí internet es casi una “novedad”, así que hacer la reserva te costará unos cuantos días de intercambios de emails. Normalmente te pedirán los nombres completos de los ocupantes, pasaporte y número de vuelo, pero esto depende de cada uno. Muchos te ofrecen la opción de recogerte en el aeropuerto de la Habana, normalmente por 25 CUC. Ten en cuenta que el precio normal de un taxi del aeropuerto José Martí al centro de la ciudad son 20 CUC. Si por la comodidad de no tener que poner a buscarte un taxi sacacuartos, ni de regatear te da igual pagar 5 CUC de más, es la mejor opción.

Hay muchas casas particulares muy buenas y a muy buenos precios. Verás que luego están todos compinchados y te recomendarán otras casas en otras ciudades (amigos, familiares etc…). A veces se llevan comisión, otras veces las recomedaciones son honestas. Tu instinto te dirá. O lo bien que te lleves con el anfi.

Las casas en las que me alojé las encontré en el foro viajeros.com, en la página que dejo más abajo y por recomendaciones de cubanos. Las experiencias fueron todas muy positivas. Unas más que otras, pero en general salí bastante contento. Por si te quieres ahorrar algo de tiempo buscando, te dejo los datos de contacto de mis casas particulares (¡y juro que no me llevo comisión ninguna!)

La Habana

Casa Carlyle y Tamara. En el Vedado, una zona bastante bonita con casas coloniales y algún que otro sitio decente para comer. La habitación tiene 2 camas, una doble y otra sencilla, aire acondicionado soviético bastante ruidoso y baño. Carlyle y Tamara son bastante majos y por la noche les gusta montarse jam sessions con familiares y amigos a ritmo de clave y bongos. 20 CUC la noche.

C/ K #554 entre Avenida Universidad y 27

email: carlylehab@gmail.com

Telf: 78324394 / 52935019

Viñale

Casa Tatica y Chino. Tatica ha vivido toda su vida en la Cuba más rural, hasta el punto de que sólo ha conocido la electricidad estos últimos 6 años. Antes de eso vivía la típica vida de campo. Solo por eso ya merece la pena escuchar sus historia, pero es que además es simpatiquísima, te recibe con un zumo de guava fresco recién exprimido y pasas a formar parte de la familia enseguida. A pesar de todo, no recomiendo el tour a caballo que ofrecen, ya que luego te cobran extras. 15 CUC la noche.

C/ Adela Azcuy Norte

email: informaticosv@princesa.pri.sld.cu

Trinidad

Casa de Eliezer Vasquez Rosa. 1 habitación independiente con baño privado, AC y genial terraza con vista a la ciudad y montañas. En pleno centro y posiblemente el alojamiento del que guardo mejor recuerdo. 30 CUC la noche.

Antonio Maceo #443 esquina con Colón y Fco. J. Zerquera

Telf. 58070121

Sancti Spiritus

Hostal Casamayor. Fernando y Yeni. Lo mejor de lo mejor. Una pareja increíblemente abierta, con conversaciones interesantísimas y que te tratan como si te conocieran de toda la vida. Les encanta hablar de todos los aspectos de la vida cubana y aparte tienen una casa bastante bonita con un patio precioso. Es probablemente el mejor recuerdo que tengo no ya de Sancti Spiritus, sino de toda Cuba. 30 CUC la noche.

Agramonte #55 esquina con Antonio Rodríguez y Jesús Menéndez

Telf. (+53) 52 616 633 / (+53) 041 32 7338

Camagüey

Casa Luna Mar. Laritza es super risueña y te contagia la alegría. Solo me alojé una noche y eché de menos hablar más con ella, pero la mujer es un encanto y da gusto disfrutar de la terraza que tienen mientras te cuentan historias sobre Camagüey y su importancia en la revolución. Cama doble, aire acondicionado, aseo, todo por 20 CUC la noche. Aparte, tienen una casa impresionante en Playa Santa Lucía que no deberías dejar pasar, en primera línea de playa, totalmente equipada, y si recuerdo bien, por tan solo 30 CUC la noche. Yo no estuve allí, pero por lo que me enseñaron del sitio, y después de conocer a Laritza me fiaría. Todo es cuestión de preguntarle.

C/ General Gómez

De Cienfuegos no pongo nada porque la casa en la que me alojé iba a echar el cierre.

Páginas para encontrar alojamiento en Cuba: https://www.triptovinales.com/ o http://planetacuba.com

¿Qué comer en Cuba?

En Cuba puedes comer como los cubanos o como el guiri que eres. Esta diferencia es fundamental, ya que la salud de tu bolsillo depende bastante de esto. ¿Qué significa comer como los cubanos? Pues ir a comer a cafeterías, básicamente, ya que un cubano no se puede permitir un restaurante. En las cafeterías los precios están en moneda nacional y los platos que te puedes encontrar son: bocadillos (sándwich dicen allí) de tortilla, de jamón, de chorizo, hamburguesas, pollo, cerdo y si es tu día de suerte pescado frito. Los platos de carne y pescado además suelen incluir el arroz, vianda (eufemismo que en el caso de Cuba es el 99% de las veces plátano frito) y ensalada.

Ni tan mal, dirás. Especialmente si lo más caro de ahí son los 2€ del plato de pescado. Ahora, ni el pan es pan, ni el jamón jamón, ni el chorizo chorizo, ni las hamburguesas hamburguesas. El pan es goma chiclosa; el jamón son lonchas de jamón york con tropezones y cartílagos; el chorizo nunca llegué a saber lo que es, pero seguramente jamón york con pimentón; y la hamburguesa es un picadillo de carnes (en casi ningún caso de ternera) mezclado con fécula y almidón para darle consistencia. Visto el percal, el pollo y el cerdo no suenan mal, pero comer todos los días lo mismo aburre. Y en cuanto a la ensalada, lo mismo te dan una de verdad que te dan 3 rodajas de pepino y a correr.

La otra opción es comer en restaurantes mientras disfrutas de conversaciones vecinas en inglés, francés o alemán. Y cuando digo restaurantes incluyo también los paladares, que son los restaurantes que llevan gente local y que están muy recomendadísimos en guías y blogs. De estos hablaré más adelante. Mi experiencia en estos sitios es que comes igual de mal pero pagando 10 veces más. Hay alguna excepción, pero se trata de eso, de una excepción. Luego tienes las pizzas, que están por todos lados en pequeños puestecillos. Y la verdad es que alguna bastante buena sí que probé, pero tampoco te puedes pasar el viaje entero tomando pizzas. Por lo general son chiquiticas y grasientas, de entre 8 y 15 pesos (MN) y de 3 o 4 sabores (queso, jamón, chorizo y poco más). Lo dicho, bien para salvarte de un apuro, pero ya está.

En restaurantes/paladares verás normalmente poquísimos (por no decir ningún) cubanos, menús en inglés, cócteles, precios infladísimos y… oh sorpresa, sándwiches, hamburguesas, pizzas, pollo y cerdo. Solo que en vez de 1 CUC por el arroz con pollo te cobran 7. Y el sabor, una vez más, según mi experiencia, es igual o peor. Una novedad con respecto a las cafeterías es que suelen ofrecer pasta. Porque claro, ¿qué es eso de ir a Cuba y no tomarte unos tradicionales espaguetis a la carbonara? Suelen ser locales más limpios y bonitos, pero gastronómicamente no me parecieron en absoluto mejores que las cafeterías. Mi consejo es que pruebes solamente los restaurante/paladares que te hayan recomendado, o bien te aventures en uno si encuentras algo de comida diferente: langosta, camarones, cordero, etc… ya que en los demás la comida es la misma.

Hablando de langosta, la encontrarás normalmente a unos 12 CUC.  Yo solo probé una y tampoco me hizo mucho tilín. Los camarones sí me parecieron más decentes y te puedes pedir un plato desde 5 CUC.

Aviso también de que una cosa es lo que diga el menú, y otra lo que tengan en el restaurante. Antes de que venga el camarero/a a tomar nota, aconsejo elegir planes B y C de antemano, ya que hay muchas probabilidades de que lo que querías pedirte no lo tengan. Lo mismo con las bebidas. No te cortes en preguntar primero y entrar después porque te va a ocurrir más de una vez que entras a un sitio por un plato específico y no lo tienen.

Otra cosa que me hace gracia es que la gran mayoría de la gente recomienda desayunar con tus anfitriones de casas particulares. Ya he comentado antes que en una casa particular normalmente te ofrecen la posibilidad de desayunar pagando un extra, y  a veces también de cenar. Bueno, personalmente no sé de dónde sale esa recomendación, porque el desayuno suele ser 4-5 CUC y no es más que fruta, tortilla, tostadas y leche o zumo. Queda muy bien poder decir que has desayunado con gente local, pero eso mismo puedes hacerlo en una cafetería por mucho menos dinero (¡o incluso en la casa particular y gratis!).

Lo siento, pero estás pagando precio de extranjero. Sal a la calle, compra fruta, pídete la tortilla en la cafetería de la esquina y 2 o 3 zumos, y verás que no llegas a 1 CUC. Y además tienes ya fruta para el resto del día. Es verdad que te has quedado sin tus tostadas con mantequilla y mermelada, pero cojones, estás en Cuba. Cada uno hace lo que quiere, claro está, pero en mi opinión el recomendadísimo desayuno de las casas particulares es una pérdida de dinero.

Hablando de fruta, en un país donde no existen las manzanas, la guayaba es la reina. Es muy barata, la tienen en todos sitios y en un clima como el cubano refresca bastante.

Otra cosa a tener en cuenta es que preguntes siempre por el menú en moneda nacional. En muchos sitios se cobra en las dos monedas, y los precios son distintos según seas cubano o extranjero. Un ejemplo es el café, que suele estar a 1 o 2 pesos MN, y si te descuidas te lo cobran a 1 CUC (recuerda, 1 CUC son 24 MN). Son de 12 a 24 veces más. Así que no tengas miedo a preguntar, y si te dicen que no tienen menú en MN, pregunta siempre de antemano cuánto cuesta lo que te vas a tomar para evitar sorpresas.

Del mismo modo, ojo con el cambio. A mí no me ha pasado, pero sí que he leído que hay que estar muy atento a las monedas y billetes que te devuelven. Especialmente si pagas en CUC. No es lo mismo dar un billete de 20 CUC y que te devuelvan 10 CUC ($10), que que te devuelvan 10 MN ($0,4).

Sobre el tema propinas, normalmente va incluida en el precio total, por lo que esperan que la pagues. Otras veces no la incluyen, pero se espera que dejes un 10%.Si vas en plan mochilero es muy fácil pensar que el tema de la comida se soluciona rápidamente yendo al supermercado. Pero no. Supermercados hay muy pocos, y aparte de estar medio vacíos, no son especialmente baratos. Lo bueno, eso sí, es que no hay competencia entre ellos, y el precio de los productos es siempre el mismo de uno a otro.

Al llevar unos años ya viviendo fuera de España agradecí encontrarme con postres típicos españoles como pueden ser los churros, flan o arroz con leche (a veces, eso sí, en envases de dudosa calidad sanitaria).

Sitios que recomiendo para comer decentemente:

Habana

  • Cafetería d’primera (C/ Habana) 100 MN por un montón de arroz con alubias negras (moros y cristianos), tomate, judías y pescado rebozado, cola y agua.
  • Burrito Habanero (C/ 23 con Presidentes). Comida cubana con tintes mexicanos. Bastante original y rico para ser Cuba.

Viñales

  • Todo es una mierda aquí. Si acaso recomiendo que preguntas a los pocos locales que veas por una auténtica piña colada. Te llevarán a un sitio donde te cortan la piña delante tuya y hasta te dejan la botella de ron en la mesa para que te lo pongas tan fuerte como quieras.

Palmira

  • El vacilón (C/Portela con Céspedes). Escondida cafetería con zumos caseros y platos abundantes que harían estremecer a tu abuela. ¡Lo mejor es que hasta estaba rico!

Cienfuegos

  • Las Mamparas (C/37)
  • Café Cubita (Avenida 54). Uno de los pocos sitios con variedad de café y con cócteles buenos y baratos.

Trinidad

  • El Yalovén (C/Carmen).
  • Ochún y Yemayé (C/Boca). Langosta a 8 CUC.

Sancti Spíritus

  • El Curri (C/Segunda). Posiblemente el mejor sitio para comer en Cuba. Todo casero, raciones enormes y por fin, algo de variedad. No deben haber visto un extranjero en su vida, porque la gente miraba como si fuera de otro planeta.
  • El patio (En el bulevar)
  • El chorrito (C/Salvador Cisneros, 252)
  • La Bigornia (Calle República)

Beber en Cuba

¿Y para beber? Ya que la comida no es el plato fuerte de Cuba, ¡al menos siempre te queda el ron! El oro líquido cubano como te puedes imaginar, se puede conseguir por todas partes y de todas las calidades. Tú decides: puedes comprar ron del malo, que es el barato y el que la mayoría de cubanos consume (kerosene, que le llaman), o tirar por marcas de categoría, que es la opción por la que optan turistas (o cubanos de celebración).

Mi experiencia es que el ron malo o kerosene no es tan malo. Por 20 MN (menos de $1) te puedes hacer con una botella y entra que da gusto. Sin embargo, la mayoría de cubanos que conocí insistían en que huyera de él, que luego el estómago me pasaría factura. Una tarde entera y 2 botellas después estábamos todos perfectamente, riéndonos de la vida y cascando sobre Cuba, el mundo, y lo que necesario. Ni resaca ni nada.

Pero es verdad que el de marca suele estar mejor de sabor, sobre todo los añejos. En especial destaco dos: Ron Legendario y Cubay. Y no sólo los destaco yo, son los que me nombran casi todos los cubanos que he conocido aquí en Moscú, que no son pocos. Casi todos coinciden, así como los locales, que las famosas Bacardí y Havana Club son basura, que el ron auténtico cubano lo encuentras en marcas como Legendario, Cubay y Santiago de Cuba. Yo por si acaso las probé todas.

Y sí, aunque me gusta Havana Club, los otros tres tienen un sabor más complejo, como quiera que se pueda explicar este concepto. Depende del tipo de ron (dorado, añejo, reserva, etc, …) que sea, el precio varía naturalmente, pero te puedes hacer con una de estas botellas desde los 6 CUC hasta los 11 CUC.

¡Atención! A pesar de lo cubanas que suenan palabras como mojito o cubalibre, aquí el ron se toma sobre todo a palo seco. Con hielo, eso sí, pero sin nada más. Lo digo porque más de uno se te va a reir en la cara cuando te vea mezclar un añejo con cola. Cócteles haylos, pero ellos no suelen consumirlos por temas económicos. Sin embargos los tienes desde 2 a 5 CUC, y la calidad varía bastante de un sitio a otro. En la sección de recomendados te dejo los sitios que más me gustaron a mí.

¡Y cómo íbamos a dejar la sección de bebida sin mencionar el agua! Quién te lo iba a decir, pero Cuba es la excusa perfecta para dejar de beberla y dedicarte al supremo placer del ron. No solo se recomienda no beber del grifo, sino que la embotellada es bastante cara (normalmente 1’5 CUC una botella de litro y medio). Decidí no probar la del grifo porque soy de estómago delicado (aunque kerosene sí que me embuché), así que no sé hasta que punto es verdad, pero lo del agua en Cuba es una putada. Con el clima que hace te puedes imaginar que estás bebiendo agua cada dos por tres, así acepta que se te van a ir mínimo 6 CUC diarios en botellas de agua.

Como curiosidad, aquí la coca cola es una bebida local, llamada Tukola, que tiene un sabor super dulzón. Si tu casa particular tiene frigorífico conviene hacerte con unas cuantas Tukolas (las hay light también) y un par de botellas de rón y te puedes hacer unos cócteles super baratos.

En la región de Viñales hay vino también, pero no llegué a probarlo, y por lo que me dijeron los cubanos, hice bien. Si alguno ha tenido alguna experiencia, soy todo oídos.

Coste del viaje

Al comenzar el viaje me propuse dejar constancia de todos y cada uno de los gastos. Con las perspectiva del tiempo, al ver el presupuesto me doy cuenta de que Cuba no es tan caro como en un principio puede parecer. Ya sabes, depende de lo flexible que seas.

La Habana (4 días)

Transporte: 59 CUC + 14 MN (59’58 CUC)

  • Alojamiento: 60 CUC
  • Comida: 29’05 CUC + 434’5 MN (47’15 CUC)
  • Bebida: 62 CUC + 97 MN (66’04 CUC)
  • Habanos: 11 CUC

Viñales (2 días)

  • Transporte: 64 CUC
  • Alojamiento: 30 CUC
  • Comida: 69’8 CUC + 44 MN (71’63 CUC)
  • Bebida: 13 CUC
  • Tours: 60 CUC
  • Habano: 2 CUC

Cienfuegos (2 días)

  • Transporte: 20 MN (0’83 CUC)
  • Alojamiento: 40 CUC
  • Comida: 31’75 CUC + 111 MN (36’38 CUC)
  • Bebida: 15’6 CUC

Trinidad (3 días)

Transporte: 111’5 CUC

  • Alojamiento: 75 CUC
  • Comida: 82’2 CUC + 178 MN (89’62 CUC)
  • Bebida: 47’5 CUC
  • Habanos: 15’05 CUC

Sancti Spiritus (1 día)

  • Transporte: 2 CUC + 12 MN (2.5 CUC)
  • Alojamiento: 25 CUC
  • Comida: 8’6 CUC + 51 MN (10’73 CUC)

Camagüey (3 días)

  • Transporte: 13 CUC
  • Alojamiento: 40 CUC
  • Comida: 36’55 CUC + 137’55 MN (42’28 CUC)
  • Bebida:  6’8 CUC + 50 MN (8’88 CUC)
  • Habanos: 5 MN (0’21 CUC)

Como me gusta hacer números, sobre todo con viajes, aquí te dejo algunas conclusiones:

Total transporte: 251’41 CUC (23%)

Total alojamiento: 270 CUC (25’5%)

Total comida: 297’79 CUC (28%)

Total bebida: 151’02 CUC (14%)

Total tours: 60 CUC (6%)

Total habanos: 28’26 CUC (3%)

TOTAL VIAJE: 1058’39 CUC = 991’48€ por dos personas. O lo que es lo mismo, 495€ por persona, 2 semanas. La tasa de cambio que he elegido es la del 10 de marzo de 2017, ya que fue cuando cambié la mayor parte del dinero.

Internet y redes sociales

Tener internet en Cuba es un semiprivilegio, disponible solo para una parte de la población (hoteleros, anfitriones, etc…), y es por eso que verás gente a cascoporro en las pocas plazas públicas en donde hay wifi.

Sin embargo es desesperante o incluso abominable. Lento de cojones y caro de ídem. Cuando estuve allí no me esforcé mucho por intentar conectarme, pero los precios rondaban los 5 CUC la hora. Tienes que comprar una tarjeta en una de las docenas de tiendas telefónicas ETECSA que encontrarás fácilmente, y disfrutarás de una conexión retro noventera donde los bits fluyen como la seda. Los megabytes no tanto. Solo la cola que tienes que hacer para comprar la tarjeta te puede llevar media hora fácilmente. Pero es que cargar tu feed de Facebook es otro tanto.

Mi recomendación personal es que desconectes totalmente durante tu viaje a Cuba si es que te lo puedes permitir. Tu cuerpo y mente lo van a agradecer, ¡y qué agusto se está sin saber nada del mundo durante un tiempo! Cuba y tú, tú y Cuba solos en el mundo, sin correos, terrorismo, crisis o fútbol.

Gente cubana

Ay, tengo miedo de escribir esta sección. Por un lado, porque para mí es la más interesante y mi motivo principal para ir a Cuba, por lo que no sé si estaré a la altura de contarlo todo como lo tengo en mi cabeza. Por otro lado, fue una de las cosas más decepcionantes en mi experiencia. En esta sección quiero contar cómo es la gente cubana que conocí, y cómo sienten ellos la historia cubana. Empezamos.

Ya sabes cómo son los cubanos: alegres, cercanos y le dan a la sin hueso que da gusto. Por eso mismo es muy fácil que de un momento a otro te veas acompañado de distintos personajes, hablando de cualquier aspecto de la vida, y si además hay ron de por medio, os sentiréis como hermanos.

En general no sentí absolutamente ningún desprecio por ser español, como he oído de gente que viaje a ciertos países centro o sudamericanos. Todo lo contrario, me recibieron con los brazos abiertos, encantadísimos de hablar con un español, ya que quien más quien menos me dijo que tenía un abuelo vasco, una tatarabuela de Valladolid o cualquier otra historia peninsular. Que les encanta España y que cubanos y españoles somos hermanos. Esto mismo me lo dijeron varios, tal cual. Así que tranquilo/a, que ellos no salen con historias de colonialismo ni nada. Curiosamente, el pueblo hispánico que menos gustaba era el mexicano, ya que (y estas son palabras de varios cubanos, no mías) son más racistas y hacen discriminaciones de color.

Es muy interesante también el cariño que guardan a los rusos y a todo lo que huela a antigua Unión Soviética. La URSS fue el flotador que mantuvo a Cuba a salvo a pesar del embargo durante décadas, y de hecho, actualmente Cuba y Rusia mantienen bastante acuerdos (estudiantes de intercambio, tratos económicos, etc…). Es muy curioso, por que en España no estoy acostumbrado a oír nada positivo sobre la Unión Soviética, pero en Cuba son todo palabras dulces, casi melancólicas. Uno de mis últimos anfitriones, Fernando, de Sancti Spiritus, hasta me sacó una caja con diapositivas (sí, DIAPOSITIVAS) con imágenes ya bien vintage, de Leningrado (sí, LENINGRADO, que ese era el nombre soviético de la actual San Petersburgo). Pertenecía a su madre, y guardaban con mucho cariño montones de juguetes y objetos de aquella época y tierras tan lejanas.

De Fernando aprendí mil cosas y he olvidado novecientas. Afortunadamente, cual Tintín en prácticas llevaba mi bloc de notas para apuntarme los datos más curiosos e interesantes que iba soltando y que me han ayudado a entender Cuba algo mejor. Hilar todo lo que aprendí de él y del resto de cubanos me podría llevar 2 meses (como si no me estuviera costando ya tiempo escribir esta guía), así que he decidido escribirlo todo en una serie de Cuba facts:

· La vida en Cuba, en sí, es bastante bonita. La gente en general es bastante feliz ya que al no tener mucho se conforman con poco. Muchas de las grandes luchas en las que aún estamos envueltos en Occidente en Cuba están ya resueltas: feminismo, desigualdad, racismo, etc… El gran problema está, claro está, en cómo está dirigida la economía. Hasta los más castristas creen que Raúl es un cabezón y que se ha cerrado demasiado al exterior. Un ejemplo de lo bizarro que resulta todo es que comprarte un Peugeot de hace 10 años te puede costar fácilmente $60 000.

· En Cuba no todo el mundo tiene el mismo sueldo, como se cree comúnmente. Es cierto que todos los sueldos son más bien bajos (desde los 25$ mensuales de la hostelería a los casi 40$ de un médico), pero hay diferencias según el sector y tu posición. De hecho, hay tramos de impuestos para distintas rentas. Para los que alcanzan los 10 000 MN anuales los impuestos son solamente del 15%. De 10 000 MN a 20 o00 MN los impuestos suben al 20%. De 20 a 30 000 MN, 30% y así… Quien genere más de $1000 anuales tienen que destinar el 50% al estado. Normalmente son los hoteleros los que generan más dinero. Aparte, hay muchísima, pero que muchísima economía sumergida. Algo así como en Europa del Este, en donde el dinero negro está a la orden del día pero se hace la vista gorda.

· La seguridad social les cuesta unos $4 al mes. Con esto no tienen que pagar ni un sólo céntimo en medicinas o cirugía.

· El estado facilita el emprendimiento, ya que los intereses a la hora de poner un negocio son bastante bajos.

· El dólar estuvo penalizado hasta principios de los 90.

· Si quieres intercambiar archivos (muchos de ellos prohibidos en Cuba) descárgate una aplicación llamada Zapya. Todos los cubanos la tienen, y te será muy útil cuando les pidas algún libro interesante sobre algún tema polémico. En concreto, me han recomendado mucho Descamisado, de Enrique Acevedo y El caballo de Mayaguara, de Osvaldo Navarro.

· Una comida cubana recomendada y que casi nadie conoce es el potaje de chícharos (guisantes secos en España).

· Los tamales los venden vendedores ambulantes de los que van gritando por la calle, a la antigua usanza (o como nuestro afilador que aún perdura). Si no sabes lo que son, los tamales son una masa con carne como la que se ve debajo. Aprovecho para decir que es relativamente común ver vendedores ambulantes de comida: tamales, masa real, pasteles de guayaba, ajo… todos cantando lo que venden como se hacía en los pueblos.

· Las conversaciones de bar con espontáneos, ron mediante, son una fuente de impresiones y sabiduría cubana inagotable.

· Carlyle, uno de mis anfitriones en La Habana comparó la vida cubana con un partido de fútbol en el que el resultado es 0 – 0. Ellos, el pueblo, no ganan, pero tampoco les gana la vida. Que sí, que son pobres, pero tienen familia y amigos y por eso solamente son felices.

· Uno de los aspectos más interesantes de cualquier cultura es el humor. Aprovechando que hablamos el mismo idioma, qué mejor que ver algunos sketches de humor cubano, Pánfilo.

· Casi más interesante aún es Elpidio Valdés. En esta serie de dibujos animados sobre la lucha por la independencia cubana en 1877, los malos somos los españoles, claro. Al parecer no hay niño cubano que no conozca a Elpidio.

· Que no te extrañe que espontáneos se pongan a bailar contigo o con tu novia, no hay ninguna malicia. Es la sangre cubana.

· Sobre el castrismo. Tengo que agradecer a Eduardo, Lázaro, Julio, José, Adrián, Tatica, Fernando y Alex las horas de conversaciones sobre Fidel y Raúl. He de decir también que lo que me encontré es una sociedad muy dividida, y diría que alrededor del 50% apoyan a Fidel, mientras que la otra mitad le odia.

Entre los que le apoyan destacan la igualdad que hay en la isla, la falta de conflictos sociales y de preocupaciones como la comida, la salud y la educación. Dicen que las Damas de Blanco son un producto estadounidense para desestabilizar el país y provocar rupturas internas. Que a pesar de estar de acuerdo con la línea general de Fidel, hay cosas que obviamente hizo mal o con las que se pasó (sic), entre ellas los casos de Camilo Cienfuegos y Huber Matos. Me hablaron de bondades como el conocido “Plan Maceta”, por el que tener más de una cantidad X de dinero está penado con la cárcel. No he conseguido encontrar esta cantidad. En general, esta gente piensa que a pesar de todos los problemas, en Cuba se vive muy bien, y que los que se exilian lo hacen porque simplemente buscan bienes materiales.

Una reflexión interesante desde este punto de vista fue la defensa del Partido Único diciendo que mientras en Europa y Estados Unidos tenemos gobiernos pendulares, que quitan y disuelven lo que sea que haya hecho el partido anterior, en Cuba se marcha siempre hacia adelante. En concreto, esto lo saqué de un periódico que me regalo Fernando, “Juventud rebelde”, fechado el 19 de marzo de 2017:

¿Por qué en Cuba hay un partido único?

(…) el pluripartidismo es el gran instrumento del imperialismo para mantener a las sociedades fragmentadas, divididas en mil pedazos; convierte a las sociedades en sociedades impotentes para resolver los problemas y defender sus intereses.

Un país fragmentado en diez pedazos es el país perfecto para dominarlo, para sojuzgarlo, porque no hay una voluntad de la nación, ya que la voluntad de la nación se divide en muchos fragmentos, el esfuerzo de la nación se divide en muchos fragmentos, las inteligencias todas se dividen, y lo que tiene es una pugna constante e interminable entre los fragmentos de la sociedad.

Un país del Tercer Mundo no se puede dar ese lujo. Realmente se lo dan muchos, claro que hace rato que se lo vienen dando, y hace tiempo que gran parte de ellos están subyugados y dominados.

Claro que en una sociedad que tenga que enfrentar los problemas del subdesarrollo y tenga que desarrollarse en las condiciones tan difíciles que resulta desarrollarse en el mundo de hoy, es esencial la unidad (…)

(…) De modo que tengo la más profunda convicción de que la existencia de un partido es y debe ser, en muy largo periódo histórico que nadie puede predecir hasta cuándo, la forma de organización política de nuestra sociedad. (…)

Estas palabras son de Fidel Castro, y creo que como poco son útiles para pararse a pensar.

Entre los anticastristas, lo que más echaban en falta es la libertad de expresión o incluso de movimiento. Sobre la libertad de expresión he oído de todo: desde que decir algo malo de Castro son 20 años de cárcel hasta que no pasa nada. Por lo tanto me quedé en las mismas. Los cubanos que quieran salir de la isla pueden hacerlo, pero esto es legal sólo en los últimos 8 años, y aun así se necesita una invitación, difícil y cara de conseguir para un cubano, por lo que se sienten encerrados igualmente. Asimismo, si los castristas decían que había elecciones, los opositores lo confirman, pero matizan que lo que el pueblo elige es a una Asamblea  Nacional que ni pincha ni corta. Por lo que al final el poder de elección es limitadísimo. Es curioso que muchos de estos anticastristas apoyan la revolución original, y no por ser anticastro son necesariamente anticomunistas o están en contra del Ché Guevara.

Como lees, lo que me encontré en Cuba fue un pueblo muy dividido, pero a la vez con muchos matices distintos que hicieron que al final no supiera qué pensar. Estamos acostumbrados a que en España o eres de izquierdas o eres de derechas, y como todo en la vida, en Cuba no funciona así. Tienes a castristas que son críticos con el régimen, o anticastristas que a su vez adoran a Hugo Chávez o la Unión Soviética mientras te sueltan que el Ché fue un terrorista.

Ya como curiosidades finales, por lo visto en Cuba triunfan las series de TV Aída y Aquí no hay quien viva (así como su sucesora, que no pienso nombrar).

Pregunté por recomendaciónes de libros para saber más sobre la historia del país. Ya que es imposible adivinar qué libro no está sesgado, directamente pregunté por los libros que se estudian en el colegio y por recomendaciones personales. Al parecer todo cubano estudia en el instituto Pasaje de la historia cubana, libro que no conseguí encontrar y que intuyo, es procastrista. Otras recomendaciones son La vida oculta de Fidel Castro, de Juan Reinaldo Sánchez, antiguo guardaespaldas; y Todo el tiempo de los cedros, de (ojo al nombre) Kastiuska Blanco.

Sin embargo, mi impresión general de los cubanos fue negativa. Suena injusto, porque sé que la mayoría de la gente no es así, pero en Cuba más que en ningún sitio, me sentí una cartera con patas. Como dije al principio, mi objetivo en Cuba era precisamente hablar con la gente, pero en numerosísimas ocasiones me encontré con intentos de engaño o personas que para todo querían algo a cambio. Posiblemente fuera solo mala suerte mía, pero desafortunadamente fue la experiencia que tuve, y una parte importante del recuerdo que me llevo.

Por eso no puedo evitar advertir, en caso de que te pase a ti también, para que vayas sobre aviso. Cubanos que te piden de todo, desde dinero hasta comida o camisetas por simplemente una conversación, hasta lugareños que te quieren sangran inflando el precio e absolutamente todo. Cuando conoces ya 5 o 6 personas así, comienzas a desconfiar de todo el mundo, y te cierras a posibles verdaderas amistades o conversaciones interesantes, lo que estropea la experiencia general.

Conclusiones

Si algo me ha quedado claro turísticamente hablando, es que Cuba ofrece mucho y poco a la vez. Poco porque bueno, es una isla y es muy difícil salirse de los circuitos turísticos, infladísimos de precio y sin mucho valor. Pero a la vez puedes descubrir muchas cosas si consigues explorar la isla a tu ritmo y por tu cuenta. Hay montones de Parques Nacionales y pueblecitos que no han visto un turista en su vida, pero que al no tener resorts no atraen a nadie. Mi recomendación es que aparte de los sitios claves que quieras visitar añadas un par lugares aleatorios sacadas del mapa. En serio, a dedo. Como ya he dicho, Cuba es bastante segura, por lo que tu mayor miedo no puede ser nada peor que el aburrimiento, y con la lengua suelta que tienen los cubanos y lo barato del ron eso es 100% imposible.

Yo visité los pueblos de Australia y Palmira por la gracia de los nombres y guardo muy buen recuerdo. Por muy tópico que suene, en ambos sitios la gente era más simpática, hospitalaria y la comida sabía mejor. Sí, no había bares a europea, ni los omnipresentes espaguetis a la carbonara y hop-on hop-offs. No, todo era 100% cubano, que es al fin y al cabo lo que quería ver. Eché de menos visitar más sitios así, pero mi presupuesto y tiempo no me lo permitieron.

Viñales es muy bonito, pero es todo turistas. Y además caro. Era como una especie de Bangkok, había más alemanes rojos y franceses en chanclas y calcetines que cubanos. Si sirve de algo, evita comer en Mar Mágico, en la calle Cisneros. El sitio de información turística está infestado de gente, y reservar cualquier cosa te puede llevar fácilmente 30-40 minutos de cola. Cuidado con los tours a caballo que te ofrecen las agencias o los propietarios de las casas particulares, ya que a mi me intentaron cobrar extras durante el camino.

Supongo que si vas a Cuba querrás probar puros. Lo primero que has de saber es que en La Habana te intentarán timar tal que así:

  • ¡Hola hermano! ¿Es tu primera vez en Cuba? ¿Qué te parece? [Añadir aquí 23 minutos más de palabrería cubana para rellenar el tiempo y ganarse tu confianza]
  • Pues bien, acabamos de llegar, mu bonico todo.
  • ¿Os habéis fumado algún purito ya?
  • Ahm… (abres la boca para decir algo pero el cubano es más rápido)
  • Lo digo porque hoy estáis de suerte. ¿Sabéis lo que son las cooperativas de tabaco? Los trabajadores de las fábricas se reúnen solamente una vez al mes para vender el excedente a precios mucho más baratos, y justo hoy ese ese día. En serio, mejor oportunidad que esta no vais a encontrar. Los habanos los venden en sus casas, y yo si queréis os llevo.

Todo esto lo repetirá como 14 veces, increíblemente usando distintas palabras cada vez, e insistiendo cada vez que le digas que no hace falta. Te dirá que no puedes sacar habanos individuales del país, porque necesitas el sello oficial, y este viene solo en cajas de 20, 30, etc… y que en las cooperativas es todo legal, que el sello viene dentro de las cajas. Todo para que compres más habanos, a peor precio.

Para hacer callar a algunos cubanos no tienes más que seguirles la corriente, así que accedí a que me llevara a una de esas casas. De camino me contó todos los tipos de habanos: que había: que si los Cohíba Espléndidos son los más caros, que están hechos de ron y miel y son los que fumaba Fidel Castro; que los Robustos tienen aroma de chocolate; que los Romeo y Julieta suelen gustar más a las mujeres por ser más suaves; o que para saber si un habano es auténtico tienes que apretar bajo la etiqueta y comprobar que crujan.

Historias para mantenerte entretenido y no salgas corriendo.

Una vez en una de las casas, los propietarios te sacan cajas de todos los tamaños y empiezan a soltarte precios por encima de los 300€. Y como era previsible, cuanto más amago hagas de irte, más cajas te sacan, más te insisten en que es una super oferta solo por hoy, y más te intentarán llevar a otra casa.

Mentira, todo mentira. Casi todos los anfitriones conocen el timo de los habanos, y ni hay cooperativa, ni oferta, ni mierdas.

Lo mejor es pasar olímpicamente, que a mí el cubano este me robó entre una cosa y otra casi una hora con la tontería. Si quieres comprar habanos busca las tiendas oficiales o pregunta a los cubanos. Tienes dos opciones, comprar los habanos “buenos”, o los que fuman todos los cubanos.

Los buenos son los de marca que he mencionado más arriba. Se pueden comprar o sacar del país individualmente, y normalmente empiezan por los 7 CUC cada uno.

Luego tienes el tabaco del pueblo, que es lo que fuma casi todo el mundo allí. El precio es ridículo, 2 MN, que son céntimos de euro. Si bien te da para unas cuantas caladas, a mi el mío dejó de encenderse a partir de la mitad. Si fue mala suerte o no, no lo sé . Los puedes encontrar por 1 y 2 CUC también, mucho más ricos y duraderos, tan solo pregunta a cualquier cubano dónde compran ellos.

En pocas palabras

Lo mejor de Cuba

  • El ambiente añejo
  • Las conversaciones con anfitriones
  • ¡El zumo de guayaba!

Lo peor de Cuba

  • La comida
  • El reggaeton
  • La gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.