La guía más completa en español para viajar a Irán

Irán. O Persia, si quieres. Uno de esos destinos exóticos que no suele estar en la mente de muchos viajeros.

Ha sido un viaje cortísimo, 11 días, que no dan para mucho teniendo en cuenta todo lo que hay por experimentar (por que Irán es sobre todo un viaje de experiencias). Te dejamos con todo lo aprendido y lo que hubiera querido encontrar en internet cuando empecé a planear el viaje: La guía más completa en español para viajar a Irán.

¿Dónde queda Irán?

1. Antes de viajar a Irán

Prepárate mentalmente. Exceptuando a aquellos que ya hayan estado en Irán o estén pensando en ir, absolutamente todos y cada uno de tus amigos, familiares y conocidos te va a calificar de loco. Diría que incluso más del 100% de ellos. Tu ni puto caso. Estás loco es la respuesta estándar que viene más bien de los medios de comunicación mainstream, no de ellos realmente. Es la expresión absoluta del desconocimiento de Irán, el equivalente a nunca he salido del pueblo pero todo lo que queda fuera es peligroso. Tampoco es culpa de ellos, Irán tiene muy mala imagen en Occidente, en especial gracias a Ahmadineyad, y turísticamente hablando es un país en vías de desarrollo.

No hagas caso a nadie que no haya estado o se haya informado sobre el país, porque de lo contrario te estarás tragando toda la propaganda existente sobre Irán. Aun así, ya te digo, prepárate para ser el loco del grupo por un tiempo.

Mejor época para viajar a Irán (¡y mención a la ropa!)

Definitivamente primavera y otoño. Las noches son ya frescas (15ºC, recuerda que el clima es un tanto desértico y por la noche hace frescuqui), y el día, según donde estés, es ya soportable, rondando los 20 y tantos. Aún así, en octubre en Persépolis, para que te hagas una idea, yo me comí 33ºC y una solana que me quemé vivo.

Idealmente irás con ropa ligera que cubre todo. Especialmente si eres mujer, que sepas que no puedes enseñar nada, más que manos y cara. Por lo tanto, vente con pañuelos, mangas largas y pantalones largos, porque de lo contrario vas a tener problemas. Puedes traerte vaqueros (verás que las iraníes más modernas los llevan también), pero el pelo tendrá que ir cubierto. Fíjate en la foto nocturna de arriba para hacerte una idea. Hombres, algo parecido, el pantalón corto está prohibido. En teoría los hombres tampoco deben enseñar brazo, pero hay montones de iraníes en manga corta, porque puede hacer mucho calor. Yo fui de manga corta el 90% del tiempo y no tuve ningún problema.

El velo, pañuelo o chador es obligatorio para las mujeres en Irán. Ni siquiera como turista te vas a librar. Y ojo con saltarse la regla, porque existe “la policía de la moral”, que no dudará en pararte y hacer que te tapes.

Sobre los meses de verano, no me los quiero ni imaginar. De junio a septiembre Irán es un horno infernal, con temperaturas superiores a los 45 y 50ºC, según dónde estés.

El invierno depende también de dónde estés. No te pienses que por ser Oriente Medio no nieva. En el norte del país las temperaturas bajan de 0ºC y es un destino muy válido para esquiar, especialmente al norte de Teherán. En Bandar Abbas o Qeshm (sur) las temperaturas son más bien primaverales, por lo que es la época ideal para ver el sur sin escaldarte.

Volar a Irán – más barato que nunca

Igual te sorprende, pero desde este año viajar a Irán desde España en avión está baratísimo teniendo en cuenta los precios para los países vecinos. 

Sacarse el visado para viajar a Irán

No te lo saques con antelación, no hace falta. Vas a perder tiempo y dinero. Al menos si llegas al país vía uno de los principales aeropuertos internacionales. Desde hace un tiempo Irán permite el Visa On Arrival (VOA) para españoles, documento que puedes obtener nada más llegar al aeropuerto presentando unos pocos documentos y pagando una tasa. El visado es turístico, de una sola entrada y para estancias menores de 90 días (30 hasta hace poco), por lo que creo que para lo que quieres, te vale.

Ojo porque en casi todo internet te recomiendan que primero contactes con una agencia de viajes especializada en Irán para que te den un código de confirmación ($78), sin el cual no te conceden el VOA. Bueno, lee bien lo siguiente. ES MENTIRA. Es todo un negocio-mafia para sacarte más dinero, ya que dicho código no es en absoluto necesario. Las agencias te dirán que sin el código corres el riesgo de no entrar en el país, pero yo no me lo saqué y no tuve ningún problema, de igual forma que a Paco Nadal tampoco le dijeron nada (¡por si le crees más que a mi!).

Lo que sí necesitas es:

  • Seguro de viajes
  • 75 euros
  • Foto de carnet (no me la pidieron)
  • Al menos una reserva de hotel (tampoco me la pidieron)

Al aterrizar verás una ventanilla que pone Visa. Ármate de paciencia, porque a mi me llevó hora y media hacer todo el trámite. Primero los mozos detrás de la ventanilla estaban tomando té con pastas aún a sabiendas de la cola que se estaba formando. Al rato te piden el pasaporte y que rellenes el formulario que tienes a tu disposición en la misma ventanilla. Es extremadamente importante que no tengas ningún sello de Israel en el pasaporte, o de lo contrario no entras en el país. Irán no permite la entrada de israelíes, ni de aquellos que hayan estado allí, por si las moscas. Si tienes sello de Israel tampoco te frustres, lo único que tendrás que hacer es sacarte un pasaporte nuevo. El formulario que decía es el siguiente:

Passport No (Número de pasaporte)

· Father’s Name (Nombre del padre): el del hijo y el del espíritu santo no hacen falta.

· Date of birth (Fecha de nacimiento)

· Occupation (Profesión)

· Nationality (Nacionalidad)

· Name & Telephone number and address of your host in Iran (Nombre, número de teléfono y dirección de tu hotel o anfitrión en Irán): Yo puse el nombre y número de un amigo, la dirección no la sabía.

· Your address and telephone number in Iran (Tu dirección y número de teléfono en Irán): No tenía ni uno ni otro, así que lo dejé en blanco y no me dijeron nada.

· Accompanies (Acompañante): Iba solo, así que también en blanco.

· Arrival Flight No / From / Date (Número de vuelo de llegada / Desde / Fecha)

· Departure Flight No / To / Date (Número de vuelo de salida / Hacia / Fecha)

· Date & Signature (Fecha y firma)

Lo rellené y me dijeron que me sentara a esperar. La siguiente media hora no sé qué hacen, ya que seguían hablando el uno con el otro detrás de la ventanilla sin hacer nada. Me acerqué con un bueno, ¿qué? a la persa, y solo entonces me pidieron el seguro de viajes. Yo lo traía de casa, pero si no lo tienes puedes sacarlo en otra ventanilla del aeropuerto por 15€. Me dieron otro papelillo (el que está debajo de este párrafo) y me mandaron a la ventanilla que hay a la izquierda, para pagar. La tasa para ciudadanos de la Unión Europea a octubre de 2016 es de 75€. Vuelves a la ventanilla de visados con el resguardo, lo entregas, te sientas, te ves dos capítulos de Futurama ¡y voilà! Empiezan a devolver pasaportes con el visado dentro.

Todo esto lo escribo para ciudadanos de la UE. Si eres de otro sitio mejor consulta en la página del Ministerio de Asuntos Exteriores (o como se llame allí) las condiciones. Irán está abriéndose cada vez más al turismo, por lo que no debería haber ningún problema. Por lo que tengo entendido, casi todos los países de habla hispana pueden acceder a Irán con Visa on Arrival. Sin embargo, viajar por el país está limitado para ciudadanos de Colombia, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá. Para ellos, como en Corea del Norte, la entrada solo se acepta en tours y con guías oficiales. Pero tampoco llores. Si realmente buscas viajar por Irán de forma independiente y no tienes reparos en hacerlo de una forma un tanto alegal (que no ilegal), hay formas de hacerlo. Más información (en inglés) aquí y aquí.

La moneda iraní, o cómo confundir al turista

Lo que pasa en Irán con la moneda es un cacao de tres pares de cajones. Yo iba sobre aviso, y aún así los primeros días estaba perdidísimo. Ahora te aviso a ti, pero ten por seguro que seguirás haciéndote un lío. La moneda iraní oficialmente es el rial (IRR), cuyo valor es irrisorio (de ahí IRR), con muchos, muchos ceros. Los números son tan largos (una bolsita de 300 gramos de especias puede costar 150 000 riales), que para hacer los cálculos más fáciles, los iraníes eliminan un cero y llaman a esa nueva medida toman. Luego esos mismos 300 gramos de especias valen 15 000 tomanes. 1 toman = 10 riales. Igual es porque yo soy de letras, pero para mi en la práctica esto se traducía a un follón. ¿Por qué?

· Porque unas veces los precios están en tomanes (la mayoría de las veces), y otras en riales, por lo que tienes que andar siempre preguntando.

· De forma coloquial hay quien elimina también los millares, por lo que a veces preguntas por el precio de un autobús y te dicen: Tres. Entonces piensas, ¿tres qué? ¿tres-cientos? ¿tres mil? ¿tomanes? ¿riales? ¿bananas?

Pero bueno, no todo es malo, al menos eres millonario por unos días.

1.5.1 Cajeros

Algo muy a tener en cuenta en Irán es que es imposible sacar dinero de cajeros. Olvídate de tus tarjetas de débito/crédito, aquí son puro plástico. ¿Significa que tengo que llevarme todo el dinero en efectivo? . No hay más tu tía, como diría una madre.

Debido a las sanciones impuestas a Irán, MasterCard, Visa y demás no funcionan en el país. Sólo son plástico. Literalmente, tienen menos valor que el papel higiénico (olvídate el papel y entenderás lo que digo). Así que asegúrate de llevar dinero en efectivo de sobra, euros o dólares. Algunos hostales y agencias de viaje aceptan estas monedas. He leído más de un caso de gente que no planificó bien o que tuvo algún que otro problemilla y se quedó sin dinero allí. No todo está perdido, ya que algún contadísimo hotel puede sacarte de un apuro, o si no, siempre está la embajada. Pero vaya, que seguro que lo último que te apetece es ponerte a hacer papeleos.

Para ayudarte a planear tu presupuesto, más abajo encontrarás lo que gasté en 11 días por Irán.

Cambiar dinero

Viene ocurriendo más o menos lo mismo en cualquier país, pero por si las moscas, intenta cambiar dinero siempre que puedas en casas de cambio. Los bancos en Irán te cobrarán siempre de media un 15-20% más, por lo que yo huiría de ellos a no ser que fuera absolutamente necesario.

Suponiendo que llegues a Irán via Teherán, lo ideal es cambiar una pequeña cantidad en el aeropuerto Imam Khomeini, y luego en la capital. En el aeropuerto, una vez que has recogido tu equipaje y estás en el hall de llegadas hay tres o cuatro sitios para cambiar. Ve al piso de arriba. Abajo son todo bancos, y arriba tienes una casa de cambio con muy buena tasa de conversión nada más subir las escaleras mecánicas, a tu izquierda.

Una vez en Teherán, si te dispones ir a cambiar dinero, lo mejor es que te dirijas a la calle Ferdowsi (o Ferdosi, hay varias maneras de escribirlo). Allí verás varias casas de cambio, y tienen la mejor tasa de toda la ciudad.

 

Seguro de viaje

El seguro de salud es obligatorio para entrar en Irán, y si no vienes con uno ya contratado, en el aeropuerto te obligarán a sacarlo por 15€. Yo contraté con IATI el Seguro Stándard + Anulación, que me salió por 56,55€. Es más que un seguro de salud, ya que cubre posibles accidentes con tu equipaje, vuelos y demás historias. Y en un viaje tan apretado de 11 días quería ir sobre seguro.

Si contratas cualquier otro seguro procura que en el papel que lleves al aeropuerto ponga la palabra Irán. Lo digo porque algunas compañías simplemente dicen Asia o Mundo o algo así, y si al de la aduana le pillas con el día cruzado se puede poner quisquilloso.

Seguridad

La gran pregunta. ¿Pero es seguro viajar a Irán? Sí, sí, y más veces sí. Aparca ya de una vez ese miedo, en Irán no pasa nada. En efecto, es una república islámica, y tienen sus cosas discutibles, pero si hablamos de viajar Irán es más seguro que muchos países de Europa y qué decir tiene, que EEUU. Sí, te pueden robar la cartera, pero quitando Islandia e islas habitadas por pingüinos, ¿dónde no te puede ocurrir?

He conocido allí a chicas (alemanas todas) que viajaban solas y que no han tenido más problema que algún aislado comentario incómodo. En internet hay decenas de viajeros que van a Irán por libres, hombres y mujeres, solos o acompañados, y que no han tenido ningún problema. Yo también he viajado solo y he caminado por callejones estrechos fuera del centro y de noche. Y en una de estas, no sólo no me han atracado ni nada, sino que me invitaron a una mezquita a ponerme morado a té, café y arroz con alubias. Si eso es un crimen, entonces oh, sí, Irán es un país peligroso.

Ahora en serio, problemas cero. Teniendo en cuenta siempre las medidas cautelares de cualquier viaje, en Irán no debería pasarte absolutamente nada. El iraní es posiblemente el pueblo que mejor recibe a los extranjeros (más información en la sección de hospitalidad). Están hartos de la mala imagen que tienen fuera del país, y hasta el más pobre se va a preocupar que no te falte de nada, antes que quitarte algo.

Además tampoco hay muchos delitos graves, porque Irán es uno de los países que más castiga severamente en el mundo. Eso significa que salvo que tenga problemas mentales, el que comete algún crimen aquí se lo tiene que pensar muy mucho.

Vale la pena resaltar, y no es ninguna broma, que uno de los mayores peligros de Irán es probablelmente cruzar las calles. Más información en la sección de transportes.

Itinerarios

La ruta que seguí para 11 días, a sabiendas de que es una cantidad mísera de tiempo, es la siguiente:

  • Día 1 · Teherán
  • Día 2 · Teherán – Shiraz (vuelo a las 15.45, llegada a las 17.00)
  • Día 3 · Shiraz
  • Día 4 · Shiraz – Persépolis – Naqsh-e Rostam – Pasargadae · Shiraz (bus nocturno a Yazd)
  • Día 5 · Yazd
  • Día 6 · Yazd – Varzaneh – Desierto de Varzaneh
  • Día 7 · Varzaneh – Isfahán
  • Día 8 · Isfahán
  • Día 9 · Isfahán
  • Día 10 · Isfahán – Kashan – Teherán
  • Día 11 · Teherán

¿Cosas que cambiaría? Un par. Pasargad me la saltaría. Sí, es la tumba del jodido Ciro el grande, pero está a tomar por saco y básicamente es un monumento en medio del desierto. Las tumbas de Naqsh-e Rostam sí que me parecieron impresionantes, casi hipnóticas, pero en Pasargad me gustó más la sensación de pequeñez por estar en una llanura árida tan amplia, que la tumba en sí.

Para otra también me saltaría Kashan. Me pareció una versión pequeña y sucia de Yazd, más aparte montones de edificios históricos que visitar (y que yo no visito). No sé qué pasó cuando estuve allí, pero la ciudad estaba vacía, muerta, ni siquiera el bazar funcionaba, y no era fin de semana. Tan poco me gustó que la abandoné el mismo día que llegué. Por un error de logística terminé allí en vez de en Abyaneh, que era lo que quería, pero bueno, así salieron las cosas.

Por lo demás estoy encantadísimo con la ruta, y me volví con la sensación de haber aprovechado bastante bien los 11 días (aunque bien podrían haber sido más). Una vez más, recomiendo no tener nada fijo para Irán. Está genial tener una idea más o menos de lo que quieres visitar, pero verás que los iraníes con sus malditos consejos y su maldita hospitalidad te harán cambiar los planes más de una vez. Y créeme, querrás descubrir Irán como los iraníes, no como un turista.

Para 2 semanas:

Haría exactamente la misma ruta, pero con más calma, ya que eché en falta Abyaneh y más tiempo en Yazd o Teherán.

Para 3 semanas:

Sin dudarlo pasaría una semana entera en la zona de Kerman, para ver la ciudad misma, Bam, Mahan y pasar un par de noches en el desierto de Lut, el (discutido) lugar más cálido del planeta (¡se llegaron a registrar 70 grados nada más y nada menos! ¡Centígrados!).

Para 4 semanas:

Norte de Irán y Kurdistán. Idealmente pasaría 2-3 días para Tabriz y las montañas de Suleiman, y el resto del tiempo establecería de base Kermanshah, y de ahí exploraría el resto del Irán kurdo en excursiones diarias.

El farsi o persa y otras lengas

El farsi se escribe con el alfabeto árabe (y por tanto, de derecha a izquierda), pero no tiene nada que ver con este, sino que es una lengua indoeuropea de influencia histórica tremenda. No me quiero meter mucho en el tema, pero es super interesante ver cómo encontramos restos de farsi en lenguas como el inglés (daughtername o motherdokhtarnaam o maadar en farsi), español (joven; jævan en Farsi) o francés, entre otros (genou; zanu en farsi).

Aparte del farsi se hablan otras lenguas como el azerí (turco), el kurdo o el árabe. No esperes mucho inglés salvo en gente joven (y ni eso) o en zonas turísticas de las grandes ciudades. Fuera de ahí el inglés está peor que en España. Dicho esto, es aconsejable aprender un mínimo de palabras y expresiones como las siguientes:

  • Hola – Salam (سلام)
  • Adiós – Jodá hafez (خداحافظ)
  • Por favor – Lotfan (لطفا)
  • Gracias – Mersí (مرسی) o mamnún (ممنون)
  • Sí – Vale (بله)
  • No – Najeyr (نخیر)
  • Bien/Bueno – Jub (خوب)
  • ¡Perdone! – Bebajshid (ببخشید)
  • Mi farsi es malo – Farsi e man bad ast (فارسی من بد است)
  • Malta es un país maravilloso – Malta keshvar e yalebi hast (مالت کشور فوق‌العاده‌ای است)

No voy a poner los tacos porque la verdad los persas los usan menos de lo que pensaba, y lo que crees que puede sonar gracioso puede terminar rompiendo el buen rollo. Yo estudié persa el año pasado durante un par de meses por lo que sabía un poco más que lo que he puesto arriba. Pero con estas frases puedes llegar bastante lejos. Si aún así te interesara profundizar un poco más, en internet tienes todo tipo de recursos para empezar a balbucearlo:

  • BBC Languages – Persian – Primeras palabras y curiosidades
  • Easy Persian – Muy recomendadísima y gratis
  • Teach Yourself Persian (en inglés) – Con que te estudies las 3 primeras lecciones te da para viajar a Irán
  • Assimil – Le Persan sans peine (en francés, sin audios) – Pese a sus detractores, sigue siendo mi método favorito para aprender idiomas
  • Assimil – Le Persan sans peine (en francés, con audios incluídos)

Una recomendación que haría siempre es aprenderte los números. Primero, porque no utilizan los nuestros (1, 2, 3, …); segundo porque si pagar ya es complicado, con la numeración que usan adivinar los precios es una aventura; y tercero, porque la mayoría no habla inglés. Te dejo a continuación la numeración (usan los números árabes) para que te pases una mañana memorizando y practicando su escritura:

En realidad no es tan difícil: del 0 al 3 son bastante intuitivos; el cinco parece un culo, y en español tenemos cierta rima que te ayudará a memorizar este número; el 9 es prácticamente igual, y el 10 tampoco tiene pérdida. Nos quedan el 4, el 6, el 7 y el 8. Cada uno utiliza sus mnemotécnicos, pero si te ayuda: el 7 es como la V, ya que en inglés se dice seVen. El 8 por tanto sería la V invertida. Te queda por aprender el 4 y el 6, para los cuales no tengo reglas mnemotécnicas, pero vaya, ¡que son dos numericos na más!

Diferencia horaria España – Irán

En Teherán la diferencia horaria con España es de 2 horas y media más. Cuando en Madrid son las 10:00, en Teherán son las 12:30.

Literatura y películas para entender Irán

El Sha o la desmesura del poder (Ryszard Kapucsinsky): Una genial y muy amena lectura sobre los últimos 100 años de Irán, en especial el ascenso y caída del último sha de Persia: Mohammad Reza Pahlevi. No sólo te descubre los horrores de la policía secreta iraní durante aquellos años (la Savak), sino que también te muestra hasta qué punto metieron mano los Estados Unidos y Reino Unido en el control del país. Además, Kapuscinsky desmiembra y analiza el proceso de gestación de una revolución, y qué es lo que tiene que pasar hasta que la gente explote de rabia y pierda el control, como ocurrió en la Revolución Islámica de 1979. En aquél año el pueblo iraní entero se unió para poner fin a los abusos y la tiranía del sha, lo consiguió, perdió fuerza, y cayó en otra dictadura: la islámica de Jomeini. Lectura indispensable.

Todos los hombres del sha (Stephen Kinzer): Si, como a mí, te apasiona el mundo de las conspiraciones históricas y la mano negra de Estados Unidos en Oriente Próximo, este es tu libro. Este periodista del New York Times relata a modo de thriller cómo la CIA y Reino Unido orquestran la caída del único presidente democrático de Irán, Mossadegh, y en su lugar ponen al ingenuo y nefasto Mohammad Reza.

Persépolis (Marjane Satrapi): Acabar con la tiranía del sha no significó en absoluto recuperar de una vez por todas la libertad. Marjane nos cuenta en esta premiada autobiografía en forma de cómic cómo fue el proceso de islamización del país: la adopción del velo para las mujeres, el recorte de libertades y la implantación del radicalismo ideológico contra quien no estuviera de acuerdo con el gobierno. También hay una película sobre el libro.

Trailer de la película:

Nader y Símin: una separación: A pesar de la imagen radical del país, las mujeres tienen más derechos que en países vecinos y pueden divorciarse. En esta premiado drama vemos primero que, Irán no es un país de chabolas y extremistas radicales, y segundo, cómo afecta el divorcio a una familia iraní. Con el añadido de una negligencia cometida por la asistenta de la pareja.

Igual esperabas aquí la famosísima guía Lonely Planet, pero su última edición es de 2012 y está bastante desactualizada en cuanto a precios, hostales y demás. No obstante, los mapas te pueden salvar de un apuro.

Una vez estamos en Irán

 

Del aeropuerto a Teherán

En internet leí que sólo los más afortunados y experimentados conseguirían encontrar el autobús que hay del aeropuerto al centro de la ciudad. El resto de mortales tendría que coger un taxi que cuesta 700 000 riales (o 70 000 tomanes, ve practicando). En octubre de 2016 esto eran 20 €acos. El truco está en que el aeropuerto está infestado de taxistas que juran y perjuran que dicho autobús no existe, y que la única forma de llegar es en taxi. Y no solo eso, parecen tener a todo el mundo compinchado, y que si preguntas en los dos puestos de información que hay, en ambos te corroboran lo que te dicen los conductores de coches amarillos.

Cuando yo llegué había dos autobuses cerca de la hilera de taxis, pero la comunicación con los conductores era nula, y entendí que ellos también me decían que el taxi era la única forma posible de salir. ¿Sería posible? Wikitravel asegura que el autobús existe, simplemente es difícil de encontrar.

Fracasé y tras más de media hora no obtuve ni rastro del autobús. Sin embargo me compinché con una rusa que pasaba por allí para compartir un taxi hasta la primera estación de metro (Haram-e-Motahhar, línea roja) por 400 000 riales (40 000 tomanes, 20 cada uno) y de ahí en metro (500 tomanes) llegar al centro. Fue una solución compromiso, aunque lenta, ya que tardé más hora hora y media en llegar al centro.

Resumiendo, tus opciones son:

  1. Autobús (si lo encuentras) – 2 000 tomanes, te deja en Azadi Square.
  2. Taxi + Metro: Desde al aeropuerto hasta Haram-e Motahhar (40 000) y de ahí al centro en metro (500) = 40 500 tomanes.
  3. Taxi: 70 000 tomanes tarifa regulada.

Moverse por Irán

Para lo grande y desértico del país, los pueblos y ciudades están bastante bien conectados. Las opciones son avión, tren, autobús y coche o taxi:

Avión

Los vuelos domésticos en Irán vienen que ni pintados cuando tienes que cubrir distancias tipo Kerman – Tabriz o Shiraz – Mashhad. Las principales aerolíneas para viajar por el país son Mahan Air e IranAir, y están bastante bien porque son muy baratas ($30-40) ¡y te dan snacks! Yo hice el trayecto Teherán – Shiraz con IranAir, una hora de vuelo, y sin ninguna queja.

El principal problema es que no puedes reservar desde el extranjero (por aquello de las sanciones), por lo que tendrás que recurrir a agencias de viaje. Eso ya sabes que significa un pequeño aumento de precio, pero si necesitas el vuelo un día en específico y no quieres arriesgar no te queda otra. Mira en la sección de agencias de viaje. Yo personalmente usé Destinia. El vuelo era solo unos 8-9 € más caro, y además hasta me llamaron (en español) con días de antelación para decirme que el vuelo se retrasaría 15 minutos.

Autobús

Las conexiones por bus en Irán son geniales, tienes autobuses entre las grandes ciudades de forma muy frecuente, son baratos y además hasta muy cómodos. Las carreteras del país están en muy buen estado, por lo que el autobús pasa a ser una muy buena opción. Además tienes la opción de coger opciones VIP, que son un pelín más caras pero valen la pena totalmente. Pagas 2 o 3€ más y tienes comida, sillón casi totalmente reclinable y espacio para las piernas, por lo que si tienes pensado estar más de 4 ó 5 horas de viaje, no te lo pienses. Yo mido 194 cm e iba comodísimo. Hasta conseguí dormir en un bus nocturno, algo hasta ahora para mi impensable. Y por si fuera poco, ¡de vez en cuando te ponen vídeos de Just for Laughs!

El principal problema de los autobuses es que hay cientos de estaciones en cada ciudad, y siempre están apartadas del centro, por lo que nunca sabes en qué estación vas a terminar, ni cómo llegar al centro luego. En Teherán tienes el metro, pero fuera de ahí, tendrás que recurrir al taxi o bien pegarte una caminata importante. Lo digo porque a veces es un problema coger un autobús nocturno, llegar al destino  las 5 o 6 de la mañana y ver que no estás realmente en la ciudad, sino en los barrios de las afueras. Sobre todo porque el taxi al centro te puede costar más que los 300-400 km de bus. Todo esto, ya digo, tenlo en cuenta a la hora de planificar tu viaje.

Hablando de planificación, por norma general no hace falta reservar nada con antelación. Yo no tuve ningún problema, lo compré todo en el mismo día e Irán se encontraba en plenas celebraciones de Ashura. Una vez solo pillé el último asiento disponible, por lo demás todo bien. De todas formas desde los hoteles o albergues pueden hacer la reserva por ti si te quedas más tranquilo.

Tren

No llegué a usar el tren, y por lo que sé no es tan común o eficiente como el autobús. Los trenes son lentos de cojones y algo más caros que los buses, por lo que no merece mucho la pena. La única excepción, por lo que me contaron otros viajeros, es si tienes que hacer un viaje largo (un nocturno de más de 8 horas, por ejemplo), ya que compartirás el vagón con iraníes y estos te garantizarán un viaje super ameno, con preguntas, discusiones, ¡y lo más importante, comida! En uno de estos viajes largos puedes salir con más amigos que con los que entraste.

Para consultar horarios y precios existe esta web no oficial en donde puedes hacerlo (en inglés). Pero una vez más, como con los autobuses y aviones, no puedes reservar fuera de Irán si no es por agencia.

Taxi

Más te vale tener buenas habilidades para regatear porque de lo contrario te van a saquear los bolsillos. El taxista iraní es un tipo de iraní aparte, y muy especialmente en Isfahán. No son difíciles de encontrar, y vas a terminar usándolos seguro, pero lleva cuidado porque como te vean cara de guiri (y la verán) van a dar montones de vueltas a propósito y te van a cobrar como poco, el doble. Hay de todo, taxistas que no dicen ni salam, y otros que aunque no tengan ni papa de inglés te va a coser a preguntas durante 30 minutos. En realidad, es la misma historia que los taxis de cualquier otra parte del mundo, por lo que poco más hay que decir.

Mención especial a los taxistas de Isfahán por su agresividad. A mi no me pasó nada, pero he leído que en Isfahán tienen muy mala hostia, te van a intentar sacar más dinero aún que en el resto del país, y son asombrosamente insistentes. Mis anfitriones de CouchSurfing no pudieron recogerme en la estación de autobuses de Isfahán, y mientras hablaba por teléfono con ellos en un taxi en dirección a su casa, me advertían: “Te vamos a esperar en la puerta. Bajo ningún concepto pagues al taxista hasta que nos veas a nosotros. Se han dado casos de que tienen gente compinchada esperandote en el destino y cuando ven la cartera, esa persona sale de la nada, te la roba, sale corriendo, y el taxi desaparece.” Eso me lo dijeron esfahaníes, o como demonios sea el gentilicio. Todo esto lo digo para que extremes la precaución y vayas sobre aviso, pero en realidad a mi me fue todo bien.

Alquilar un coche

Jajaja. No. Olvídate. Irán está en casi todos los ránkings de peores conductores. Vivo en Moscú y he visitado el sudeste asiático y esto es peor. Ayudarte a conseguir un coche aquí significa ayudarte a morir, y no lo voy a hacer. NO-CONDUZCAS-AQUI. Los mismos iraníes me decían (si, ya lo sé, sabiduría popular sin estadísticas, pero algo es algo) que el número de accidentes es brutal. Ahora desde casa he podido encontrar estadísticas (de UNICEF, en inglés). Para el que no hable inglés y quiera hacerse una idea:

  • La tasa de accidentes en Irán es 20 veces mayor que la media mundial.
  • En un país de 80 millones de habitantes, 28.000 personas mueren al año en accidentes de tráfico.
  • En Irán, cada 2 minutos una persona sufre un accidente serio o incluso queda discapacitada en la carretera. Y cada 19 minutos muere un iraní.

Hay más información en la página, pero te haces una idea. En Irán, que una carretera tenga pintados 3 carriles significa que caben 5 coches. Que una carretera sea de un único sentido es pura teoría; un taxi me llevó por la noche de las montañas de Teherán al norte de la ciudad en sentido contrario esquivando coches durante más de 2 minutos. Parece poco tiempo, pero créeme que desde dentro se te hacen 20. Los pasos de cebra son mera decoración, pero es que los semáforos también, quitando el caso de Teherán. Si has visto cómo conducen en Vietnam o Tailandia con las motos, esto es igual, pero con cochs y jeeps

Espero que con esto se te quiten las ganas de conducir allí. Sin embargo, tendrás que cruzar calles sí o sí. Los primeros intentos es normal quedarse parado 4 minutos intentando ver cuándo cruzar. Observa a los locales. El truco está en cruzar atravesando el tráfico, quedándote a veces a medias de cruzar y esperando otra vez tu momento. Es frustrante, pero no hay otra. Sigue a los iraníes, ponte a su lado, y mira catorce veces a ambos lados. Al final coges hasta cierta técnica, aunque no terminas de acostumbrarte.

Autostop

Irán es un país para ver en autostop. Después de mi experiencia en el desierto australiano puedo decir que en Irán es extremadamente fácil. Realmente no tienes ni que proponértelo, en cuanto te ven guiri se paran, aunque sea solo para preguntarte de dónde eres. Me ha pasado incluso sin querer hacer autostop. La ocasión en que me lo propuse le pedí al conductor del bus en el que iba que si me podía dejar en el cruce de Na’in-Varzaneh. Al llegar al cruce (donde por cierto no hay nada de nada, todo es llano, amarillo y marrón como una Murcia sin montañas), me bajé del autobús, cogí mi mochila, me dispuse a cruzar al otro lado de la carretera y cuando aún no había llegado apareció un camión que me hacía señas. Quise hacer una foto del aquel paraje desierto pero ni siquiera me dio tiempo. Enseguida el hombre me preguntó que qué hacía andando por ahí. Le expliqué que iba a Varzaneh, me dijo que subiera, que el también iba para allá, y todos tan contentos. Ni un minuto de espera. Pero es que además me invitó a quedarme en su casa con su familia. Todo esto sin saber él ni una palabra de inglés.

El concepto de autostop para un iraní es un tanto desconocido, y algunos pueden esperar algún tipo de pago por el trayecto (tiene que ver también con unas reglas culturales que tienen llamadas taarof, más abajo en Gente iraní). Para evitar malentendidos, no cuesta nada antes de empezar al viaje decirle al conductor que viajas taarof nist (taarof no).

Tengo pendiente volver al país sin pensar en el recorrido y dejarme llevar en autoestop. En serio, lo fácil que es aquí, sumado a la increíble (en el más literal sentido de la palabra) hospitalidad de los iraníes hacen que la experiencia sea inolvidable.

Por cierto, que el famoso dedo pulgar para parar a los coches aquí está mal visto y equivale a hacer un corte de mangas. Por lo tanto, simplemente extiende la mano con la palma hacia abajo.

¿Dónde dormir en Irán?

Irán es un país de gente. Sí, tienen ruinas, historia, paisajes, monumentos interesantes, pero lo que hace Irán especial, es su gente. Puedes pensar que esta frase vale para cualquier país, pero el iraní, comparando con todo lo que he visto y visitado hasta ahora, va más allá. Por eso mismo recomiendo MUY ENCARECIDAMENTE probar CouchSurfing, especialmente a aquellos que nunca lo hayan hecho, ya que debe ser uno de los países más fáciles para empezar.

Para el que no sepa lo que es, grosso modo, se trata de una red social en la que puedes conocer gente que te invita a su casa a dormir sin pagar un euro. ¡Ni un rial siquiera! Pensarás que eso de dormir en casas de extraños es… muy extraño, y hasta peligroso. Nada más lejos de la realidad, si bien hay que tener un poco de cabeza. No voy a entrar aquí en todos los intríngulis de CouchSurfing (¿quizás un post separado?), pero sí te diré que lo recomiendo 100% en Irán.

La página está prohibida en Irán, pero los iraníes están tan locos por conocer extranjeros, que les da igual y te ofrecerán quedarte con ellos. Si tienes suerte darás con familias que te enseñarán la ciudad, te invitarán a comer con ellos, o incluso querrán que vayas a eventos familiares típicamente iraníes. Con algo menos de suerte siempre puedes encontrar a alguien que te guíe por la ciudad y te ofrezca consejos.

La razón principal por la que recomiendo CchSurfing, es no sólo conocer gente local, sino en involucrarte y aprender lo diferente que es la gente iraní de la imagen que tenemos y que proyecta su gobierno. Son dos mundos totalmente opuestos como nunca había conocido. El iraní religioso que se proyecta no tiene nada que ver con el ateo anti-sistema que te está invitando a desayunar. La mujer que pasea cubierta de negro por Isfahán nada tiene que ver con la que está en casa con el pelo suelo, piernas al aire y riéndose a carcajada suelta de chistes de humor negro, sexo o religión. No conocer este lado de Irán es no conocer Irán. Es como viajar al país a través de Google Maps únicamente.

Has de saber que AirBnB no existe en Irán, y por tanto algunos iraníes utilizan CouchSurfing a modo de AirBnB, es decir, te piden que pagues. Yo opino que cada uno que haga lo que quiera. A veces el precio es bastante razonable y mejor que cualquier hotel, por lo que no me parece muy descabellado. No es la filosofía de CouchSurfing, pero si no estás de acuerdo, con declinar la oferta vale. De todas formas no es para nada difícil encontrar a alguien que te aloje respetando la filosofía original.

En cuanto a otras opciones de alojamiento, el mochilero lo tiene un poco difícil. Encontrar una cama en Irán va a ser tu mayor gasto, y es que las habitaciones individuales rondan los 20-25€. Las dobles, entre 35 y 50. Hostales y albergues no hay muchos, pero cuando los hay, una cama en habitación compartida (dorm) te sale a entre 8 y 14€. No está mal teniendo en cuenta que la mayoría de sitios incluyen desayuno.

El problema, una vez más es reservar. Encontrar alojamiento por internet es un tanto difícil, ya que la mayoría de hoteles no tienen página web, o si la tienen es cutrísima y funciona a medias. Booking y Hostelworld directamente no encuentran nada en Irán. Puedes tirar de email y de búsquedas en TripAdvisor, pero el 80% se quedarán sin responder. La otra opción, más clásica, casi vintage ya, es el teléfono, pero tienes que encontrarlos y luego aparte lidiar con el inglés persiano de cada hotel. Como ya deber saber, no puedes pagar desde el extranjero, y por eso mismo las reservas son un tanto fantasmas, menos serias: lo mismo llegas al hotel y tu reserva se la han dado a otro. Total, tú nunca pagaste. No es lo común, pero se han dado casos, por lo que se aconseja llamar el día anterior o la misma mañana al hotel para re-confirmar la reserva.

¿Mi recomendación? No reserves nada. Es Irán, y aquí más que en ningún otro sitio, no sabes dónde vas a estar mañana. Lo mismo un día un hombre te invita a dormir a su casa o te lleva de acampada al desierto. Es impredecible. Y decir no a este tipo de invitaciones es casi delito. Déjate llevar, el país es seguro, la gente formidable y vas a descubrir cosas que no están en las guías de viaje. Puedes llevarte una lista de posibles hoteles/hostales para no tener que echarte a dormir en un parque, pero no hace falta reservar nada. Otra vez, yo fui en las celebraciones de Ashura, y los 3 hostales que necesité los improvisé en el momento, no tuve problemas de disponibilidad ni nada.

Te dejo con la lista de hoteles/hostales baratos o de mochilero que me busqué por si acaso necesitaba uno. Con direcciones, teléfonos e emails si es que los encontré. Los precios suelen andar entre los 14€ por dormitorio compartido y los 25-30€ por habitación individual. No los he probado, por lo que no sé cómo estarán. Solo los menciono porque soy consciente de que es difícil encontrar alojamiento con antelación, así que si quieres tener una lista a la que recurrir en caso de emergencia, aquí te va.

Teherán

  • Khayyam Hotel (Navidi ALY. Amir Kabir AVE. Sarcheshmeh XING. Baharestan SQ.) +98 213 392 0218
  • Persian Hotel (District 7, N Mofateh, No. 362) +98 919 144 3103. Email to : persianhosteltehran@gmail.com. Impresión mezclada. Me gustaron algunos de los dueños (es un grupo de jóvenes amigos), otros me parecieron muy inútiles. Un poco caro para lo que ofrece, y además me hicieron cambiar de cama una vez que ya estaba metido en ella medio dormido. El desayuno está incluido, pero es pan bimbo con mantequilla o mermelada.

Shiraz

  • Taha Hostel (Num 43 – Front of Christian Church Sang Siad Traditional Way – Old Gha’ani Street), +98 71 3738 1610 // +98 713 738 1610. shamym1001@gmail.com
  • Niayesh Hotel (No. 10, Shahzadeh Jamali Lane, Bibi Dokhtaran Mausoleum Lane, Namazi junction, Lotfali Khan-e Zand St., 22808). +98-71-32233623 or 624. Este lo vi por fuera, y está muy bien situado.
  • Anvari Hotel (Anvari Street, Shiraz 71364)
  • Parhami Traditional House (No 10 Alley 34, pop side of Nasirolmolk Mosque, Lofalikhan Zand Street, Gode Araban, Shiraz 71364), +98 917 700 8058
  • Golshan Traditional Hostel (No 15 alley 38. Lotf Ali Khan Zand St) +98 713 222 0715

Yazd

  • Kohan Hotel (Calle Iman Jomeini)
  • Orient Hotel (6th alley, Masjed’e Jaame Alley | Imam Khomeini Street) +98 937 755 6264
  • Silk Road Hotel (No 5. Taleh Khakestary Alley, Jame Mosque Street) Este sí que lo probé y hasta lo recomiendo. Tienen un patio preciosísimo con decoración iraní, incluye desayuno buffet y el dueño es muy atento.

Varzaneh

  • Chapaker Traditional Guest House (Khalilivarzaneh@gmail.com). El dueño, Reza Khalili es famoso en todo el pueblo, así que tan solo pregunta por él. Es más familiar que un hotel, incluye el desayuno y es barato, por lo que si tienes pensado parar en Varzaneh el sitio está bien. Además si sois varios puedes hacer excursiones al desierto y al lago salado por muy poco dinero.

Isfahán

  • Amir Kabir Hotel (Amir Kabir Hostel, Next to Takhti Sports Center, Charbagh-e Paieen St, Isfahan) Desayuno por 15.000 IRR. Dirección en persa: اصفهان، چهارباغ پایین، جنب ورزشگاه تختی، هاستل امیرکبیر
  • Spring Hostel (No 17, ShAkbar Nazem Alley, after Feyz Hospital, Modarres Street, Toghchi (Qods) Square, Majlesi Street)
  • Irán Hotel (Hotel address (English):Iran Hotel, Chahar Bagh Abbasi Ave. – Sepahan Lane, Postal Code 81356-43998)  ایران هتل -ایران -اصفهان-خیابان چهارباغ عباسی- کوچه سپاهان (+98)(31) 3220-2692 or +98 313 220 2740 // iranhotel@iranhotel.biz
  • Seven Hostel (No 7, 37th Alley, Ebne Sina Street, Esfahan 81464)
  • Totia Hotel (Masjed-e Sayyed St Esfahan) +98 311 223 7535 / +98 311 223 7525

Kashan

  • Kamal Al-Molk (Allah Parast Alley. Mola-habibola-sharif Street. Kamalalmolk Square. Kashan)  +98 939 261 3530  / +98 315 522 5593 Emails: kamalalmolk_house@yahoo.com, kamalalmolk.house @gmail.com

Y hasta aquí mi contribución en cuanto a alojamiento se refiere. Solo estuve en el Persian Hostel de Teherán, Silk Road Hotel en Yazd y en Chapaker en Varzaneh. Los dos últimos los recomiendo. Si quieres seguir buscando, ya digo que Booking y Hostelworld no ofrecen nada. Sin embargo puedes encontrar cosas interesantes tanto en TripAdvisor en Hotels Combined.

 

¿Qué comer en Irán?

Sintiéndolo en el alma, la comida es el plato flojo de Irán (ak, ak, ak), aunque al menos es barata: todo es una combinación de kebab, falafel y berenjenas. Y teniendo en cuenta que si hay un alimento en este mundo al que no puedo ni mirar de frente, esa es la jodida berenjena, pues malo.

En las ciudades grandes hay cierta variedad, y en Teherán, Shiraz o Isfahán puedes encontrar algún sitio cuqui o con verdadera cocina iraní. Pero normalmente, los que dicen Traditional Iranian Cuisine son para guiris (verás que hay alemanes lonelyplaneteros a punta pala) y además serán más caros que la media. Por lo demás, son todo sitios de comida rápida: hamburgesa, pizza, patatas fritas y falafel. Encontrar un buen sitio para comer (hablo simplemente de comida local iraní) me llevó más de un par de horas en más de una ocasión, y los resultados tampoco fueron muy satisfactorios. Eso sí, las raciones son ENORMES. Prepárate para comer como un cerdo por 5€.

Al final haciendo CourchSurfing te das cuenta de que el iraní no come mucho fuera de casa, y por tanto, fuera es todo comida basura prácticamente. Pero dentro de casa tienen platos muy muy ricos y que poco tienen que ver con lo que ves fuera: arroces aromatizados con azafrán y diferentes especias, distintos tipos de estofados, cordero marinado en yogurt, granada y otras especias… en fin, otro mundo. Otra razón más para pasar tiempo con locales.

Sitios de los que guardo un buen recuerdo, el Qavam Café and Restaurant en Shiraz y el Khayyam Traditional Restaurant en Teherán, en el mismo bazar. En el primero hay una mezcla de guiris con iraníes, no está lejos del centro, y tienen una variedad interesante. Me pedí un dizi (o abgusht), uno de los más platos más característicos de Irán: no es más que un estofado de carne con garbanzos, alubias y distintas especias servido todo en un bol.

Otras comidas tradicionales del país que me recomendaron los mismos iraníes son:

  • Qormeh sabzi: un estofado con cordero y distintas hierbas y especias; parecido al dizi.
  • Fesenjan: otro estofado, esta vez con pollo, zumo de granada y nueces.
  • Beryan: no confundir con el biryani indio que es arroz. El beryan es… ¡sorpresa! otro estofado con carne marinada en yogur, granada, pasas y otras especias.
  • Kashk-e bademjan (dip de berenjena con queso)

Aparte tienen distintos tipos de pan, nada aparecidos al nuestro, y que parecen más bien tortitas. Los más comunes, y que acompañan casi cualquier comida son el lavashsangak y taftún. Extremadamente barato y los verás por todas las calles. En todas las ciudades verás a un montón de gente haciendo cola para comprar sus panes, que los hacen enfrente de ti en un horno tradicional.

Atento al azúcar, que esta gente lo toma por toneladas. Incluso al tomar el té, acompañan cada sorbo con azúcar. Para beberlo se ponen un terrón en la boca y empiezan a sorber el té hasta que el terrón se deshace completamente. Esto te dura unos 3 o 4 sorbos como máximo, por lo que para seguir bebiendo te tienes que meter otro terrón. Al final por cada taza de té te has zampado 4 terrones y tus pupilas dilatadas te piden más té, lo que conlleva más azúcar. Al principio me mantuve firme en que el té lo quería sin nada, pero cuando todos te miran tan soprendidos y te insisten tanto en que pruebes, terminas cayendo en la tentación. Y claro, una vez que lo pruebas con azúcar, el siguiente sorbo sin la droga blanca te sabe a mierda, por lo que tienes que seguir metiéndote terrones en la boca como un maníaco.

¡Pero si sólo fuera el té! Aparte de los típicos postres de Oriente Medio (baklava, halva y otras pastas con frutos secos y miel), tienen claras de huevo hiper azucaradas con pistacho (Gaz, típico de Isfahán) o faloodeh, una sopa de noodles dulce que no me pude ni terminar. Son noodles transparentes y flácidos en una sopa de agua de rosas transparente que parece uno de estos bichos prehistóricos de mar que jamás te meterías en la boca. Si aparte, por cada noodle que ves hay como 3 kg de azúcar bien refinada, echa cuentas. Es una maldita bomba empalagosa y de textura de medusa que no hay dios que se la coma. A mi me costó nada más que 2 mil tomanes en Yazd, así que no pierdes mucho dinero por probarla, pero que sepas que una cucharada tiene probablemente la cantidad de azúcar necesaria para un semestre.

Por seguir con guarrerías, tienen hasta bares de Nutella. Sí, se llaman bares. Al parecer recientemente se prohibió llamarlos bares por recordar a los establecimientos donde venden alcohol (recuerda que está prohibido el alcohol aquí), pero yo vi al menos uno en Isfahán que todavía se llamaba así (en el barrio armenio de Jolfá). Como te puedes imaginar, la Nutella no es nada típica de Irán, pero por algún motivo que desconozco en las ciudades grandes abundan estos bares. Aquí te puedes encontrar todo tipo de combinaciones: sundaes, gofres, fondues con frutas, helados, crepes… Allá cada uno. Yo tuve que probar un enorme sundae simplemente en calidad periodística, y doy fe de que llegas al desayuno del día siguiente sin hambre.

¿Y qué beber en Irán? Ay amigo, pues agua, té y zumos. El agua es potable en cualquier sitio, puedes beber de cualquier grifo. Un punto muy a favor de Irán, teniendo en cuenta el calor que hace, es que hay dispensadores de agua fría por todos sitios. Así que llevate una botella o envase rellenable y a disfrutar, no vas a pasar más de 45 minutos andando sin encontrar una de estas maravillas.

Tés tienes todos los que quieras, y no sólo los encontrarás fácilmente, sino que te será difícil escapar de ellos. Aun cuando aún te estés moviendo con dificultad tras tu visita a un Nutella bar, los iraníes insistirán en introducirte té en vena si es necesario, al ver que en el estómago no te cabe nada más. Los iraníes son como las abuelas. Sencillamente, no entienden que estés lleno. Sea comida o té, les da lo mismo. Da igual que digas que no quieres té, que estás lleno porque llevas 27 en un cuarto de hora; el razonamiento iraní es que de 1 a 1000, 27 es poco, por lo que ahí te va tu taza caliente.

Los zumos no me atreví a probarlos, porque olía el azúcar desde la ciudad anterior. Cafés puedes encontrar, pero Irán es un país mucho más de té.

¿Y el alcohol? Pues como todo en Irán, lo puedes encontrar de forma undergroundBeber alcohol, de cualquier tipo, está prohibido y penado. Una vez más, CouchSurfing es tu amigo. El licor tradicional iraní es el araq (40ºC, riquísimo y tarda en subir), pero aparte puedes encontrar vino de Shiraz. Eso sí, nunca lo encontrarás en la calle, es imposible. Recuerda que no existe ni un solo bar en todo el país. No hay cerveza ni cócteles, solo mercado negro. Y ojo con que te pillen bebiendo, que el castigo son 80 latigazos, y no es de coña. No esperes que por ser guiri te perdonen nada, porque aquí la ley es para todos.

Coste del viaje a Irán

Te dejo con un análisis cuasi-exacto de lo que me gasté en todo el viaje, incluyendo vuelos y papeleo. Es posible que me haya olvidado de algún que otro taxi (lo que supondría una diferencia de unos pocos euros más), pero todo lo demás es más bien exacto. Para que te hagas una idea:

  • Vuelo Moscú – Teherán i/v (ambos vía Baku) = 210€
  • Vuelo interno Teherán – Shiraz = 45.22€
  • Seguro de viaje = 56.55€
  • Visado (VOA) = 75€
  • Tour a Persépolis, Naqsh-e Rostam y Pasargadae = 50€ (una pasada, lo sé, pero incluía una panzá de arroz y carne en una casa tradicional y la excursión duró casi todo el día)
  • Tour al desierto de Varzaneh = 7€
  • Alojamiento = 68€ en total
    • 20€ (2 noches AirBnB o CouchSurfing de pago en Shiraz)
    • 20€ (1 noche en habitación individual en Silk Road Hotel de Yazd)
    • 14€ (1 noche en dormitorio en Chapaker Hostel de Varzaneh)
    • 14€ (1 noche en dormitorio en  Persian Hostel)
  • Transporte = 27,65€ (y me dejo algún taxi)
    • 8€ (Bus Shiraz – Yazd)
    • 3,42€ (taxi Yazd)
    • 5,7€ (Bus Yazd – Na’in)
    • 0.85€ (Bus Varzaneh – Isfahán)
    • 3,42€ (taxi Isfahán)
    • 3,7€ (Bus Isfahán – Kashan)
    • 1,42€ (taxi Kashan)
    •  1,14€ (8 viajes de metro en Teherán)
  • Entradas = 17,1€. Si, en esto ahorré un montón, ya que museos, galerías, jardines botánicos y especialmente, palacios, me aburren soberanamente. Solo visito museos de temática específica que me puedan interesar. Si eres de visitarlo todo (y en Irán hay bastantes palacios) que sepas que la entrada media ronda los 20 000 tomanes (5,7€).
    • 5,7€ (Entrada de la Mezquita del Sha, Isfahán)
    • 5,7€ (Entrada de la Mezquita de Lotfollah, Isfahán)
    • 5,7€ (Tumba de Haafez)
  • IranCell = 4,6€ por 1,5 GB e incluye 2000 tomanes para llamadas y mensajes (me sobraron datos y saldo en 11 días)
  • Comida = 63,51€ incluyendo desayunos, comidas, cenas y snacks en 11 días (5,77€ al día)

GASTO TOTAL: 624,63€

Internet y redes sociales

En Irán la libertad virtual tampoco existe, y hay montones de páginas que están bloqueadas. Con esto te quiero decir que tendrás algunos problemas para acceder a tus páginas habituales, incluyendo redes sociales como Facebook o Twitter, también chapadas.

A no ser que uses una VPN para engañar al internet iraní. Una VPN no es más que una forma de hacer creer a tu dispositivo que estás utilizando internet desde otro país (que tu elijas). No te preocupes, en Irán el 102% de la población usa VPNs también. No tienes más que descargarte una aplicación en tu Android o iOS y a correr. Yo para Android usé HideVPN, que es gratuito,sin límite de MBs, fácil de usar y me fue bien. Otros viajeros que conocí usaban OpenDoor. Si decides usar VPN asegúrate de descargarla antes de viajar a Irán, ya que una vez allí puedes tener problemas de descarga.

Aplicaciones que funcionan sin VPN: Instagram, Telegram y Whatsapp.

Te recomiendo también hacerte con Telegram antes del viaje. Prácticamente toda Irán usa Telegram antes que Whatsapp, por lo que cualquier posible contacto que hagas será a través del primero.

Para tener internet en tu móvil tendrás que hacerte con una simcard. Los principales operadores son IranCell, Hamrah Aval y Rightel. IranCell es la que tiene mayor cobertura, y encontrarás un stand en el aeropuerto nada más salir de recoger tu equipaje. Te pedirán el pasaporte, harán una copia, y luego dependiendo del plan que elijas pagarás más o menos. Yo contraté 1,5 GB con IranCell que incluía 2000 tomanes para hablar y mandar SMS. Si no recuerdo mal, fueron 16 000 tomanes (4,6€), y no tuve que recargar nada en 11 días. Y soy de los de usar el mapa cada dos por tres. La tarjeta tarda más o menos una hora en activarse desde que la compras, pero he leído en internet que hay quien ha tenido problemas. No fue mi caso, pero si tienes algún problema, en todas las ciudades es fácil encontrar tiendas oficiales que te pueden ayudar.

Eso sí, te aviso: internet allí es más lento que en Europa.

Gente iraní

Si has llegado hasta aquí lo habrás visto repetidas veces en el artículo: Lo que mejor define a los iraníes es su hospitalidad y amabilidad. Para ellos, el invitado es lo primero, y tan sólo por estar en su país ya eres un invitado. Aunque no te conozcan de nada se desvivirán por invitarte a todo tipo de cosas: tés, picnics, viajes en taxi, a dormir en sus casas, a participar en fiestas familiares… Ellos lo hacen encantadísimos, como demuestra el sinfín de distintas invitaciones que recibí, y esto como viajero no deberías dejarlo pasar. Es algo tan de Irán, como la torre Eiffel puede serlo a Francia. Necesitas experimentarlo, y para ello tendrás que olvidarte de todos los prejuicios que te enseñaron cuando eras pequeño: no te metas en coches ajenos, no hables con extraños, etc… Ya eres adulto para saber cuándo una situación es peligrosa o no, por lo que no tengas miedo de aceptar lo que se te ofrece. Obviamente si viajas solo, especialmente si eres mujer, tendrás que llevar especial cuidado, pero de normal las intenciones de los iraníes son totalmente inocentes. Di que sí y prepárate para experimentar un país como no lo habías hecho nunca antes.

Son gente curiosísima, querrán saberlo tdo de tu país, te llamarán mister dos o tres veces por minuto (si eres hombre), te dirán que bienvenido a Irán/Teherán/Isfahán, etc… y sobre todo te preguntarán qué piensas de ellos. Son conscientes de que tienen mala imagen, pero aún así se sorprenderán cuando les cuentes qué terribles son desde Occidente. Hombres, mujeres, niños, todo el mundo se pondrá contentísimo de verte, y a veces te verás en la situación de que dos personas que no se conocen “te disputan”: no, yo le he visto primero, le invito yo. La personalidad iraní es muy especial, y tras esta experiencia y el par de libros que he leído solo he empezado a avistarla. Pero en general son muy orgullosos de su tierra a la vez que infinitamente amigables, lo que los convierte en perfectos anfitriones.

Por cierto, el tópico es cierto. Ni se te ocurra llamarles árabes. No quiero generalizar porque hay de todo, pero en más de una conversación me crucé con un fuck the arabswe hate the arabs. Y aunque no todos insultaban, sí que todos hacían hincapie en que son distintos y que no tienen nada que ver. Tanto es así que existen hasta páginas web indicando las diferencias. Los iraníes son persas (no todos, ojo, que hay azeríes, kurdos, luros, etc…). Ellos tienen su propio idioma (indoeuropeo, nada que ver con el árabe, aunque toman palabras y el alfabeto), sus propias costumbres, y además son arios. Eso lo verás en muchas caras, y es que de vez en cuando te encuentras con unos ojos clarísimos en rostros morenos que te dejan totalmente desconcertado, por no decir hipnotizado. Su último conflicto con los árabes fue en la guerra de Irán-Irak (1980), cuando lucharon con los iraquíes (que sí son árabes) liderados por Saddam Hussein. Pero aparte tampoco soportan a los saudíes, y alardean de que ellos (los persas) tratan a las mujeres mejor y tienen más derechos humanos que cualquier país árabe. Cosa que no discuto, ya que especialmente en Irán, una cosa es la oficialidad del país, y otra lo que hace su gente. Veremos esto en un post especial con lo que aprendí en Irán.

Una cosa que deberías conocer es el taarof, una serie de reglas de hospitalidad, respeto y cordialidad que todo iraní tiene metido en su conciencia. El taarof se desdobla en varias prácticas, de las cuales solo conozco (conozco, que no entiendo) las que me han afectado como viajero. Por un lado, es cortesía rechazar lo que se te ofrece 3 veces. Al iraní no le gusta pedir, y por ello te dirá que no a lo que le ofrezcas, incluso si es una propina. Si quieres seguir el juego iraní tendrás que insistir y volver a ofrecer, o de lo contrario el iraní pensará que 1) bueno, eres guiri y no conoces el taarof 2) no lo ofreces de corazón. Cuando te ofrezcan algo (una fruta, una invitación, lo que sea…) en teoría deberías decir que no 3 veces, sabiendo que te lo ofrecerán una cuarta vez, y entonces la aceptarás. Por otro lado, a veces te ofrecerán algo gratis, insistirán en que es gratis, pero en realidad están esperando un pago. Lo entienden como un pago cortés. Claro está, el viajero no sabe esto, y si te ofrecen una granada gratis, la tomas, das las gracias y te vas tan pancho, mientras que el iraní se queda con la boca abierta.

Sinceramente, nunca llegué a dominar la técnica. No sabía cuándo una cosa era gratis de verdad, o gratis de taarof (¿lo sabrán los propios iraníes?), así que jugando mi papel de guiri me hice el sueco más de una vez. Cuando realmente quería saber si tenía que pagar por algo o no, simplemente preguntaba ¿taarof? o ¿taarof nist?

Qué ver en Irán

De forma muy breve, comento lo que pienso que es indispensable ver en las principales zonas del país. Marco con un asterisco los sitios en los que no he estado, y que por lo tanto no puedo recomendar personalmente, pero que suelen ser visitas obligadas.

  • Teherán
    • Antigua embajada de los EEUU
    • Darband
    • Darakeh
    • Bazar
    • Torre Azadi
    • Palacio del Golestán
  • Shiraz
    • Mezquita del Sha Cheragh
    • Puerta de Corán (vistas desde arriba)
    • Gahvare Div (Colina con vistas al lado de la puerta del Corán)
    • Naqsh-e Rustam
    • Persépolis
    • Ciudadela Arg-e Karim Khan
    • Bazar de Vakil
    • Pasargad (en mi opinión, prescindible si vas justo de tiempo)
    • Tumba de Hafez (es increíble ver la de gente que se aglomera ante la tumba)
    • Zand Street
    • Mezquitas de Nasir-ol Molk*  (No me perdono el no haberla visto, pero no tuve tiempo), Moshiri*, Khan*, Atiq* e Imam Khomeini*.
    • Tumba de Saadi*
    • Jardines de Naranjestán*, Eramy Afif Abad*.
    • Cisterna Vakil*
  • Isfahán
    • Plaza del Imán o Naqsh-e Jahan. No ver la plaza es no ver Isfahán.
    • Mezquita de los Viernes (Jameh Masjid), Sheij Lotfollah (lo siento, creo que no merece la pena entrar, no sé qué le ve la gente) y del Imám*.
    • Bazar
    • Puentes de Si-o-Seh Pol and Pol-e-Khaju
    • Palacio Ali Qapu*
    • Chehel Sotoun Palace*
  • Yazd
    • Ciudad vieja: recomendadísimo, un laberinto de viejas casas hechas de adobe. Como estar en la película de Aladdín.
    • Mezquita Jamed
    • Conjunto Amir Chakhmaq
    • Bazar
    • Cisternas con torres de ventilación (¡el aire acondicionado de la edad antigua!)
    • Templo Zoroastro de Atashkadeh*
    • Excursión a Meybod, pueblo abandonado de Karnaq y Chakchak*
  • Varzane
  • Kerman*
    • Bazar
    • Mezquita de Jameh
    • Fortaleza de Kerman
    • Baños antiguos
    • Mausoleo de Khajeh Atabeig
    • Jardines de Shazde
    • Excursión a Bam y Maha
  • Kashan
    • Mezquita de Agha Bozorg
    • Bazar (cuando yo fui estaba vacío, y no era viernes)
    • Complejo de casas antiguas (en mi opinión, un sacacuartos para ver casas de personas ya muertas que no conoces)
    • Jardines de Fin*
  • Mashhad*
    • Santuario del Imán Reza
    • Mezquita de Gowharshad
    • Bazar
    • Mausoleo del sha Nader
    • Tumba de Ferdowsi y Nade
  • Qeshm*
    • Valle de Chahkouh
    • Castillo portugués
    • Desierto
    • Islas de Naaz
    • Parque Nacional de Hara Marin
  • Abyaneh* (uno de los pueblos más antiguos del mundo, ¡más de 7000 años!)
    • Casas antiguas
    • Mezquita antigua, mezquita de Porzaleh, y mezquita Jame
  • Kurdistán* (Kermanshah, Hamedan y alrededores)
     

    • Tumbas en Bisotun, cerca de Kermanshah
    • Taq-e Bostan
    • Templo de Anahita en Kangavar
    • Templo del fuego de Chahar Taqi y las esculturas de Anubanini
  • Qom*
    • Santuario de Fátima Masumeh
    • Universidad de la religión
    • Bazar
  • Tabriz*
    • Bazar
    • Mezquita azul
    • Parque Nacional de El Goli
    • Sarab y el templo del fuego de Aqmiyoon
    • Distintas iglesias armenias
  • Desierto de Lut*
    • ¡Es un desierto! ¡Disfruta de él como cualquier otro desierto!

 

Después de viajar a Irán

No te queda otra que llorar. Irás en el avión de vuelta todavía pasmado con todo lo que has visto y vivido. Una de las cosas que puedes hacer es compartir la experiencia que has tenido, ya que sería genial, después de haber escrito este tochazo, poder mantener la guía actualizada. Cualquier pregunta, cualquier cosa que te haya sido de ayuda, cualquier cosa que no compartas o que piensas que pueda faltar será muy bienvenida en los comentarios.

De todas formas no cantes victoria, aún tengo pendiente un post con todo lo que aprendí en el país y las cientos de curiosidades que me encontré y me contaron por el camino. Esto es sólo una guía para ayudarte a planear tu viaje.

Y eso es todo: si te ha resultado mínimamente útil o crees que puede serlo para alguien que conozcas que vaya para Irán, ¡no dudes en compartir! Es gratis 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.